Las etapas de la fe – Dr. Charles Stanley

Rate this post

Las etapas de la fe

A lo largo de las Sagradas Escrituras, Dios enfatiza que debemos depositar nuestra confianza en Él. Dios quiere que creamos quién es y que hará justo lo que promete. En este mensaje, el Dr. Stanley explica las tres etapas principales por las que el Señor nos hace pasar para fortalecer nuestra fe.

Comience su día con el emocional gratuito en contacto. Suscribase hoy mismo.
En contacto el Ministerio de Enseñanza Adelbutor Choustán alcanzamos al mundo con el evangelio de Jesucristo por medio de una enseñanza bíblica sólida.
Hoy en el programa en contacto, las etapas de la fe.
Algo que es muy claro en la biblia es que Dios siempre honra la fe, ¿qué tenemos en él?
No dije que Dios siempre honra la fe dije que Dios siempre honra la fe que tenemos en él.
A lo largo de los evangelios podemos encontrar al Señor Jesús corresponder A las personas que creían en él, le dijo a la mujer, por ejemplo: Que había tenido una hemorragia doce años, le dijo: 10 ánimo, tu fe te ha salvado.
A los dos ciegos que se le acercaron les dijo conforme a vuestra fe o sea hecho, es decir según su fe.
Le dijo al hombre que había sido bajado de El techo a causa de la multitud y no pudieron hacerlo entrar por la puerta, le dijo, hombre, le dijo, viendo su fe, le dijo, hombre, tus pecados te son perdonados.
A lo largo de la biblia, Cristo enfatiza El hecho de que la gente puede creer en él y confiar en él, por ejemplo, les dijo a sus discípulos así: Tened fe en Dios.
En una ocasión dijeron: Señor, viendo lo que pasaba. En su vida, dijeron: Auméntanos la fe.
Y luego recordará que cuando hablaba con Pedro en una ocasión le dijo Pedro, Satanas quiere zarandearos como a trigo pero yo he rogado por ti que tu fe no falte luego después de su resurrección reprendió a sus discípulos y les dijo al encontrarlos, duros de corazón, incrédulos dice quiera han creído el testimonio de mi resurrección.
A lo largo de la biblia Dios enfatiza el hecho de que debemos poner nuestra confianza en él.
Creer quién es y creer que era exactamente lo que ha prometido.
La verdad es que las bendiciones que recibo de Dios y la bendición que usted recibe de él, siempre serán en proporción con, mire, en proporción con nuestra fe en él, eso no significa que Dios no hará con mucha frecuencia lo que no es esperábamos lo que no pedimos porque lo hará en su gracia bondad, amor y piedad.
Pero casi siempre creo que podemos decir que nuestra bendición, el poder disfrutar y experimentar lo mejor de sus bendiciones estará en proporción con mi fe en él, mi confianza, mis expectativas de él, mi búsqueda, mi fe, mi anhelo y esperanza que Dios haga lo que ha prometido hacer.
Por tanto, Lo que necesito hacer es aumentar mi fe, porque si las bendiciones aumentan en proporción con mi fe, en verdad no quiero un poco de fe para vivir en este mundo loco en que vivimos con todas las luchas, dificultades y apuros presentes.
Necesitamos una fe que nos haga fuertes para poder enfrentar todo lo que sea y salir adelante cómo debemos, o sea, obedeciendo a Dios y recibiendo lo mejor de las bendiciones de Dios.
¿Bien? De lo que quisiera hablar en este mensaje es que me gustaría indicarle las tres etapas de la fe.
El título de este mensaje es las etapas de la fe.
Hay tres etapas de la fe que creo que están en la biblia y creo que cuando veo hacia atrás en mi beat up, y veo como el señor ha obrado en mi corazón creo que hay tres etapas específicas de fe en la vida de una persona.
Les diré algo que diré más de una vez.
Esto no significa que cada vez que le piden algo a Dios, deben pasar por todas estas tres etapas.
Sería maravilloso si comenzáramos cada petición de oración en la etapa tres, pero no, es así.
Quisiera que veamos esto que nos ayudará a entender, escuche bien, Todos no importa lo que pidamos a Dios, no importa cuán grande o pequeña sea la petición, no importa en ocasiones lo imposible que parezca, o qué aspecto tenga, todos nosotros pasaremos por estas tres etapas.
Quiero repetir que no significa que cada vez tenga una petición diga, oh, Dios mío, debo pasar por estas tres etapas de fe, no.
Eso no es cierto, pero a veces comenzará en la etapa número uno, veces en la etapa número dos y de vez en cuando comenzará en la etapa número tres.
Bien todos, mire, todos tendremos dudas en cuanto a algo es decir, no importan sus años en la fe o cuanto tiempo haya sido salvo, hay cosas que tendremos que enfrentar y nuestra primera respuesta será que estaremos en toda una lucha por creer que Dios de algún modo sin duda proveerá a tiempo, o que incluso proveerá en absoluto o que podremos ver la salida de esto y salir victorioso.
Así que, no digo que no habrá momentos en que que nunca enfrentaremos eso porque sí lo haremos.
Pero quisiera que entienda que no significa que cualquier etapa de la fe siempre será una necesidad absoluta.
Así que comenzaré con esta primera etapa y la primera etapa de nuestra fe, es poca fe.
Le pediré que lo repita un momento, poca fe.
Y la idea que tengo de la poca fe es como de una fe inquieta Es decir algo pasa aquí y quisiera describir de qué se trata la poca fe, y luego dar ejemplos de cada una.
La poca fe dice: Sé que él puede. Pero no estoy seguro de que lo haga.
La poca fe es fe que él lucha.
La poca fe se enfoca en el objeto La poca fe se enfoca en el obstáculo La poca fe se enfocan las razones por las que quizás no pase o no es posible o quizás no pasará.
La poca fe suele estar muy influenciada por lo que se siente o lo que se ve o lo que se oye.
Una culpa pasada, culpa falsa, su comprensión de Dios, su falta de comprensión, es decir, es decir, La poca fe es altamente y fuertemente influenciada por muchas cosas que no le permiten crecer porque su enfoque no es adecuado.
Es decir la poca fe siempre tiene una duda punzante la poca fe es fe basilante que va y viene La poca fe se enfoca en Dios un momento pero luego vuelve a las circunstancias.
La poca fe no es solo la fe de quienes tienen poco tiempo de ser cristianos.
Esa fe también puede caracterizar a una persona que hace mucho tiempo es cristiana, pero que no ha logrado crecer en su fe.
Es alguien que no creció en su comprensión de Dios, alguien que no medita continuamente en la palabra de Dios como se nos exhorta a ser una y otra vez al ver a estos hombres y mujeres piadosos en la biblia eran personas que se enfocaban y meditaban en el señor, no tenían lo mismo que nosotros para meditar, pero meditaban en dios.
Pensaban en él. Eran personas que querían descubrir los caminos de Dios y cómo actuaba Dios y cómo ahorraría en sus vidas.
Pues bien, al mirar la poca fe, Vemos una fe que lucha, una fe inquieta, una fe que con frecuencia suele rendirse.
Y lo diré desde el principio aquí.
No hay nada de malo en la fe que lucha porque ahí comenzamos todos.
Cuando creyó en Cristo como su salvador y alguien le dijo: La biblia dice pedir y se os dará busca y hallaréis llamada y se os abrirá.
Porque todo aquel que pide recibe y el que busca haya y el que llama se le abrirá.
Usted empezó a orar y no pasó nada y dijo bueno, debo haber entendido mal Hay una lucha con la fe, todos comenzamos la vida cristiana con la fe que lucha, no es un pecado escuche bien.
La fe que lucha no es pecado, a menos que me renta y consienta en volver a la incredulidad y diga Bueno, eso no iba a suceder.
Dios no contesta la oración. Me ha pasado por alto o todo lo que podríamos responder.
La poca fe es donde ninguno debemos quedarnos, es donde todos en algún punto dependiendo de las circunstancias, Comenzamos, pero no debemos quedarnos ahí, es el punto más bajo de todo.
Así que les daré unas ilustraciones sobre qué es la poca fe, y notarán que Cristo identifica esto, por ejemplo, como poca fe.
Comencemos con Mateo capítulo ocho. Mateo capítulo ocho es un pasaje familiar de algo que pasa aquí con los discípulos.
Empecemos en el versículo veintitrés. Y entrando él en la barca, sus discípulos le siguieron, y he aquí que se levantó en el mar una tempesta tan grande que las olas, vean esto, cubrían la barca, pero él dormía.
Esto no es un crucero con cabina.
Este era uno de esos veleros de aquella época, que está en la barca por ahí tan dormido y las olas rompen sobre la barca y él duerme.
¿Qué pasa? Y vinieron sus discípulos y le despertaron diciendo Señor, sálvanos, No es que podamos morir, sino que nos hundimos, nos vamos a ahogar, perecemos, vamos a perder la vida.
Esto es en tiempo presente. Este es un momento crítico y estás dormido.
Escuche lo que dijo. Él les dijo ¿Por qué teméis hombres de poca fe?
Entonces levantando se reprendió a los vientos y al mar y se hizo grande bonanza.
Y los hombres se maravillaron diciendo: ¿Qué hombre es este? Que aún los vientos y el mar le obedecen.
Quisiera que reaccionen, escuchen con cuidado, tienen que entrar en este mensaje, Dynamic Amén, fíjense.
Al pensar en los obstáculos a nuestra fe y en lo que nos retiene en la poca fe, dijimos lo que sentimos, lo que vemos, lo que oímos, los fracasos y culpas pasadas, sentir que no somos dignos por ejemplo o no comprender a Dios no entender sus caminos, ¿bien?
¿Cuál era el principal problema? ¿Cuál era el mayor obstáculo en la fe? ¿Cuál era? ¿Qué cosa era?
Lo que veían, lo que veían era esta marca, se va a hundir.
Ahora bien, el razonamiento humano dice, si esto sigue, nos hundiremos.
Lo que decían era cierto, lo que sentían era legítimo.
Lo que óyeme era válido y es probable que si usted está en un barco y todos los demás dicen nos hundiremos al rato se ponga a pensar, nos vamos.
A hundir. Aunque uno o dos de esos discípulos con poca fe dijeran Cristo está allá atrás, dijeron no, esto se va a hundir, las olas cubren la barca y su enfoque estaba en la tormenta y las olas no en Cristo.
Lo que sentían era que se estaban empapando Y sabían que después de un tiempo esta barca se hundiría, veían que el agua negaba la barca.
Se decían unos a otros clamaban, esta barca se hundirá.
Sabían que ya habían estado en tormentas y quizás se habían hundido antes, así que tenían muchas razones legítimas para decir, perecemos, señor, des pierta.
Bien. Si se hubieran concentrado en el hijo de Dios, habrían dicho si puede salir de aquí, Soldremos con él.
¿No pensaron así? La tormenta, las olas, todo lo que pasaba, su fe era muy poca y morían de miedo.
Bien, yo no los criticaría porque si hubiéramos estado a bordo, quizá habríamos hecho lo mismo.
Veamos esto de la poca fe que les dijo Cristo, les dijo, ¿Por qué teméis hombres de poca fe?
Bien, quisiera que veamos otro pasaje, porque Aquí hay otro ejemplo, de las mismas cosas que pasan aquí y veamos a Cristo de nuevo diciendo otra vez, lo oímos decir.
Poca fe, volvamos a Mateo seis:seis Un momento.
Este es el sermón del monte y Cristo habla a las a las personas aquí para alentarles.
Sabe que están desanimados, y además también luchando, luchando por su fe y quisiera que noten lo que dice en este pasaje.
Recuerde que él habla aquí de por qué están ansiosos y dicen él, versículo veinticinco.
Por tanto os digo, no os afanéis por vuestra vida, que habéis de comer o que habéis de beber, ni por vuestro cuerpo o que habéis de vestir.
No es la vida más que el alimento y el cuerpo más el vestido y luego dice miren las aves del cielo su padre celestial las alimenta ellas valen y dice ustedes valen mucho más que ellas Luego dice: Miren los lídios del campo.
Si Dios viste el campo de esa forma y lo hace tan bella, yo, dice, no son ustedes mucho más valiosos que ellos, luego dice en el versículo treinta.
Y si la hierba del campo que oye es mañana se echa en el horno, Dios la viste así, no hará mucho más a vosotros hombres de poca fe?
¿Dónde estaba su enfoque? Su enfoque estaba en lo que no tenían.
Se enfocaban en sus necesidades, ropa, comida, albergue y lo demás. ¿Por qué se afanan por estas cosas?
Miren las aves, el padre las cuida, miren los lírios, el padre vistió el campo con hermosura.
Si lo hace con ellos porque no lo haría con ustedes, él puede.
Su enfoque estaba en la dirección equivocada tenían miedo de no tener suficiente y él dice ¿Por qué tanto miedo hombres de poca fe?
Nuestro padre celestial entiende dónde estamos en cada preciso momento, que enfrentamos una situación o circunstancia, necesidad de SEO, desesperación en la vida, sabe exactamente dónde estamos, pero hay tantas cosas que nos inducen a no creer.
La primera etapa de nuestra fe, ¿cuál es?
Poca fe, la primera etapa de la fe es poca fe, ¿y esa es cuál clase de fe?
Fe inquieta, fe inquieta, fue que lucha bien, lo que nos lleva a la segunda etapa de la fe que es la gran fe.
Me dirá: Bueno, ¿de dónde saca esa idea de una gran fe? ¿Gran fe?
Bueno, cuando usted examina la Biblia, y comienza a ver lo que Cristo dijo a dos personas.
Por ejemplo, sobre su fe, él habló de la gran fe, pensemos un momento que es, es una gran fe?
La gran fe dice escuché la poca fe dice sé que él puede pero quizá no quiera Sé que puede pasar pero no estoy seguro.
La gran fe dice: Yo sé, yo sé que él puede y sé que lo hará.
La gran fe dice yo sé que puede y sé que lo hará.
La gran fe se enfoca en el padre y no en el objeto.
La gran fe está arraigada en la palabra de Dios. La gran fe medita en la palabra de Dios.
La gran fe, mire, la gran fe, Confía en las promesas de Dios.
La gran fe confía en la naturaleza de Dios, La gran fe confía en el carácter de Dios.
La gran fe se enfoca en Dios, se enfoca en el padre.
La gran fe quiere entender los caminos de Dios. La gran fe no pide con dudas, frustraciones y ansiedades.
La gran fe La gran fe descubre la voluntad de Dios La gran fe perdura pasen lo que pase La gran fe no pierde su equilibrio por preguntas y dudas, temores y las negativas de otros.
La gran fe dice voy a aguantar.
La gran fe dice me acerco la gran fe se acerca a Dios, mire, se acerca a Dios creyendo que debido a quién es él y lo que promete, sin duda, hará lo que dice.
La gran fe aprendió a soportar cada obstáculo.
La gran fe es capaz de sentir en su espíritu, lo que Dios dice, aun sin que nada surja audiblemente.
La gran fe no se enfoca en el pasado sino en el perdón de Dios.
La gran fe se enfoca, mire en los caminos de Dios, en el carácter de Dios y por tanto una gran fe, enfrenta dificultades, adversidad y pruebas y pase lo que pase esto dice la fe dice sé lo que dices la fe dice oigo lo que dices la fe dice conozco esos sentimientos la fe dice sé lo que parece pero confío en él voy a creerle, pase lo que pase, ¿por qué?
Porque así es él, esto es lo que dijo y voy a creerle, pase lo que pase.
Muchas veces, hayamos grandes obstáculos en la vida desafíos para nuestra fe y sucede esto.
Debido a los sentimientos nuestra visión, y debido a lo que oímos, estamos abrumados, nos quedamos en el nivel más bajo de la poca fe y somos derrotados.
Estoy convencido de que muchos del pueblo de Dios podrían tener más, experimentar más, entender más acerca del padre.
Tendrían mayor sensación de paz, gozo, satisfacción y felicidad en su vida si actuarán y salieran de ese nivel más bajo de la fe que lucha, poca fe inquieta, fe que duda y decidieran avanzar al segundo nivel.
Que es el nivel la etapa de la gran fe.
Escuche estas incidencias aquí de lo que Cristo dijo a estas personas, ¿Qué pasaba en dificultad de adversidades?
Mire, al pensar en salir de la poca fe y todos comenzamos ahí como creyentes, y avanzar hacia una gran fe ahí, la vida cristiana se pone emocionante.
De hecho, al pensar en la vida cristiana, Para mí las dos cosas que más me emocionan es aprender los caminos de Dios, cómo es que actúa.
Quiero entrar en su mente, cómo opera.
Lo segundo que más me emociona es ver este desafío y saber que no puedo hacer nada al respecto y ver lo que Dios hace.
¿Cómo resolverá esto Dios? Y cuanto más difícil es, creo que es más emocionante porque sé que esto hoy a punto de ver actuar a Dios.
Estoy a punto, a punto de verlo, escuché como él dice actuar, actuar a favor de quienes esperan en él cuando todos confiamos en él.
Alguien que experimenta una gran fe que hace está dispuesto a esperar en Dios. No tiene prisa.
Cree en la soberanía de Dios que tiene el control absoluto.
Cree cree en la fidelidad de Dios que hará lo que dice, la gran fe puede esperar, la gran fe espera y espera y espera y espera y nunca se rinde pase lo que pase.
Pues la gran fe, mire, la gran fe está arraigada en la biblia, y descansa y confía en el mismo carácter de Dios.
Así cuando vemos la gran fe, a todos nos gustaría vivir ahí todo el tiempo, diciendo esto lo que dice Dios lo creo, sigo adelante y puedo decirle esto que puede llegar a esta etapa en su vida

Read More:   Confianza en medio de la angustia – Dr. Charles Stanley

 

Back to top button