La paciencia: Un atributo esencial para experimentar lo mejor de Dios – Dr. Charles Stanley

Rate this post

La paciencia: Un atributo esencial para experimentar lo mejor de Dios – Dr. Charles Stanley

La paciencia es una virtud que todos estimamos, al menos, hasta que nos llega el momento de ponerla en práctica. En este mensaje, el Dr. Stanley presenta de una manera clara que la paciencia es indispensable para poder obedecer a Dios y recibir lo mejor que tiene para nosotros. Puede parecer penoso esperar en el Señor, pero Él dijo que eso es justo lo que renovará nuestras fuerzas (Is 40.31). Para más mensajes de Charles Stanley, incluyendo la transmisión de esta semana, visite www.encontacto.org/vea

El fruto del espíritu es fácil el espíritu de dios ejercitara paciencia en, a través de Paul y mediante nosotros porque dios quiere que sigamos su voluntad y que andemos en sus caminos Hace cuatro décadas fundamos ministerios en contacto para guiar a todo creyente a cultivar una relación más estrecha con Jesucristo.
Con los años hemos visto la grandeza de Dios su amor y su bendición de formas tan maravillosas que queremos que todo el mundo conozca al Señor, así que abramos la palabra de Dios y busquemoslo juntos.
Hoy en el programa en contacto la paciencia, un atributo esencial para experimentar lo mejor de Dios.
Cuando aceptamos a Jesucristo como nuestro salvador personal, de inmediato, el Espíritu Santo vino a nuestra vida a sellarnos como hijos de Dios, Por esa razón tenemos seguridad eterna, es su trabajo y no nuestra conducta, lo que nos hace, aceptables ante Dios.
Y al pensar en ese proceso, considero el hecho de que el Espíritu Santo no senyo ifa culto para hacer lo que sea que nos haya llamado a hacer.
Mucha gente se pasa la vida en la iglesia, se bautizaron desde temprana edad, escucharon muchos sermones, y nunca entenderán que Dios nunca planeó que ellos mismos vivieran, David cristiana, no lo hizo.
Su plan fue que permitieran que el Espíritu Santo quien mora en ellos viviera la vida del Señor Jesucristo en ellos.
Así que no solo fuimos facultados para la salvación, Dios nos ha equipado para hacer lo que sea que nos ha llamado a hacer, para que seamos y hagamos aquello para lo cual nos creó.
Entonces, al pensar en su vida y en los desafíos que enfrenta, recuerde esto, que ya tiene el poder del Espíritu Santo para vivir y para enfrentar cualquier situación y circunstancia en la vida.
No fue que Dios nos salvó y nos dejó de nuestra cuenta.
Entonces, al pensar en su vida y al considerar lo que enfrenta, al afrontar dificultades, ¿diría que es una persona paciente?
Y la verdad es que quizás todos tenemos aspectos en la vida en los que se nos dificulta esperar y abstenernos de pensar o hacer lo que queremos.
Pero la paciencia es un don de Dios, no algo que desarrollemos, es un don de Dios mediante el Espíritu Santo.
Al aceptar a Cristo, dios no sé yo, como sus hijos y comienza a derramar en nuestra vida, si se lo permitimos, el fruto del espíritu amorgoso, paz paciente, Así, pues, de eso quisiera hablar, de todo este asunto, de cuán esencial es que experimentemos la paciencia de Dios, en nuestra vida, porque afecta todo lo que hacemos.
Y uno de sus objetivos principales es prepararnos para caminar con paciencia en nuestra vida cristiana.
Entonces, Escuché lo que dice, Salmo veintisiete, versículo catorce, aguarda Jehová, esfuérzate y aliéntese tu corazón.
Sí, espera, Jehová. ¿Por qué habrá dicho eso?
Porque para esperar en el Señor, a veces, tenemos que esforzarnos y ser valientes.
Porque, a veces, hay presiones que surgen para tomar decisiones en la vida, cónyuges, familias, negocios, o lo que sea, dice espera.
En el Salmo treinta y siete, versículo siete, dice tres veces, Guarda silencio ante Jehová.
En este pasaje, guarda silencio ante Jehová y espere en él, no te alteres, porque no es lo mejor.
El Salmo cuarenta dice, Pacientemente esperé a Jehová, y se inclinó a mí, y oyó mi aclamor, vea esto.
Pacientemente esperé a Jehová, y se inclinó a mí, se inclinó a escuchar lo que le decía, y contestó mi petición.
Así que la paciencia es muy importante en cada aspecto de la vida.
¿Cómo definiría la paciencia si alguien le dijera, bueno, explíqueme, defíndame, ¿qué es la paciencia? ¿Qué diría?
Es la perseverancia en calma y sin quejas, al estar bajo estrés o molestia, es tener, pensar.
Entonces, pregúntese se queda tranquilo y sin quejarse cuando las cosas no marchan a su modo, permítame darle la definición más sencilla de paciencia.
Escuche esto, paciencia es la voluntad para esperar.
Eso es lo único que necesita saber paciencia, es la voluntad para esperar.
O sea, ante situaciones, debemos tomar decisiones, Pero a veces no sabemos qué hacer o a veces, dios inquieta nuestro espíritu, y tenemos que tomar una decisión.
Esperaré ¿La dirección de Dios o no? La mayoría de la gente no quiere esperar.
Quieren que Dios actúe a su conveniencia. Piense en esto, Reconocemos que Dios es omnisciente, todo lo sabe.
Reconocemos que Él sabe todo de nosotros. Reconocemos que Dios sabe qué es lo mejor para nosotros.
Sin embargo, llegamos a esas situaciones donde Dios nos dice que esperamos y no queremos.
Así que pensamos en todas las razones por la no deberíamos tener que esperar.
Veamos a otros que tienen esto, aquello. ¿Por qué deberíamos tener que esperar?
Porque Dios en su amor y poder infinitos, sabe que a veces en nuestra vida ciertas cosas no cuadran.
O sea, dios nos creó ¿Para qué? Para vivir para él, para servirle y para reflejarlo.
Dios nos creó para vivir la vida que ha puesto en nosotros.
Cuando quiero algo que Dios no quiere que tenga, insisto en tenerlo, estoy siendo impaciente.
Cuando presionamos a Dios, Bueno, señor, espera lo suficiente, es hora de tener lo que yo quiero.
Mucha atención. Dios es nuestro mayor protector.
Cuando nos dice, no, escuche, no crea que Dios está rechazándole, sino que hace que está protegiéndole.
Cuando Dios dice, no es una palabra de protección.
A menudo pensamos, bueno, señor, si me amaras, me dejarías tener aquello y lo otro.
Es la voluntad para esperar. Entonces, le pregunto, ¿diría que es una persona paciente?
Y ahora piénselo un momento. ¿Diría que es una persona paciente?
O sea, que tolera con calma las demoras que Dios pone en su vida, al decir no, acude a dios, por algo que cree que su voluntad para su vida lo consulta con él, mucha atención, Sucede lo siguiente, se lo pregunto al señor y no escucha nada.
Le pregunto al respecto y no escucha nada.
Así que dice, bueno, debe estar bien, porque Dios no dijo que no podía hacerlo. Nunca sigue esa ruta.
Sí, Haré esto porque Dios no me ha dicho que no deba hacerlo.
Queda esperar hasta que Dios le diga que sí debe hacerlo.
Así manipulamos la palabra y las circunstancias para poder justificar nuestros deseos, a menudo son obstáculos, son semillas de destrucción en nuestra vida, por no estar dispuestos a esperar en dios.
Mire, ¿Está de acuerdo en que Dios le ama? ¿Está de acuerdo en eso? Dígame.
Algunos lo están y otros no.
Dios sí le ama y permita preguntarle, ¿Ama usted a sus hijos? Vamos.
¿Ama usted a sus hijos? Bien, Si le piden algo que sabe que los perjudicará, querría dárselo.
Entonces, ¿por qué esperamos que Dios haga eso?
Le pedimos algo a Dios y a veces Dios dice no, y pasa esto.
A menudo la gente dice, pues leeré la biblia para ver qué dice Dios.
He escuchado, he hecho muchas veces, van a los almas y los perverbios o algún lado, y buscan y encuentran algún pasaje que diga, veamos, y buscan y buscan y buscan y dicen, bueno, seguro que Dios debe estar diciéndome algo, Y encuentren un versículo que puedan interpretar que Dios le dijo que sí y afirman, Dios me dijo que podía hacerlo.
Dios no opera así. Escuche esto, cuando usted aceptó a Cristo, el Espíritu Santo le selló como hijo de Dios, mora en nosotros las veinticuatro horas del día.
Uno de sus propósitos principales es escribir nuestro nombre en el libro del Cordero, al sellarnos como hijos de Dios para siempre, moren usted para darle dirección en la vida, más el fruto del espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, Eso es parte de lo que le hace en nuestra vida.
Así que, tenemos en nosotros la verdad absoluta.
El compás adecuado que nos dará la dirección correcta cada vez que lo pidamos. Así es él.
Porque Dios sabe lo complicada que es la vida.
No nos dejó aquí sin su espíritu, le dijo a sus discípulos, quédense en la ciudad de Jerusalén, Hasta que reciban poder de lo alto, no pueden llevar la vida que les he dado sin el espíritu santo.
Y justo eso fue lo que hicieron.
Esperaron hasta que viniera a morar con ellos, cuando usted aceptó a Cristo, el Espíritu Santo vino a su vida, le sé yo como hijo de Dios, siempre es un hijo de Dios, no puede perderse.
Una vez sellado por la sangre de Cristo, no puede perderse.
Pero sin duda puede dañar su vida al no escuchar al Espíritu Santo que mora en usted, para darle dirección y guiar clara en cada aspecto de su vida.
Así que, la paciencia La paciencia es crucial.
Escuche lo que dice, más el fruto del espíritu es, o sea, podemos esperar que el Espíritu Santo se exprese en estas formas, amor, gozo, paz, paciencia.
Así que, en nosotros mora aquel que está dispuesto a dirigirlos en toda circunstancia de la vida.
Así que, pensemosos por un momento. ¿Qué se requiere de nosotros para que tengamos paciencia? Tenemos requisitos.
Y he sido cristiano por setenta y tres años. ¿Y sabe qué?
Dios nunca me ha desviado. He tomado siempre la decisión acertada, ¿no? Pero, ¿sabe qué?
En cada ocasión, si he tomado una mala decisión, he tenido que confrontarlo.
Señor, trataste de captar mi atención, no te escuché. Y después uno aprende que eso no vale la pena.
Y seguimos su voluntad. Andamos en sus caminos. Entonces, ¿qué requisitos hay en la vida para ser pacientes?
El primer lugar debemos tener fe en Dios.
Tener fe en Dios para creer que me dirigirá en cada ocasión, en lo que sea que necesite, en el rumbo que sea, porque prometió serlo.
Segundo, debemos tener el espíritu de obediencia, si tengo un espíritu obediente, escoge a obedecer a Dios, quizás falle en eso de algún modo, pero el Espíritu Santo está allí para facultarnos, para darnos guía.
¿Para qué? Para seguirlo. Luego, lo siguiente, y clave. Discernimiento del tiempo de Dios.
El Espíritu Santo nos mostrará cuándo, A menudo le pedimos algo que no es su voluntad en el momento.
No es su plan en ese momento, sino más adelante.
Lo que debemos hacer es ser sabios para decir, señor, si no es tu voluntad, o si no es tu voluntad ahora, dame la gracia para esperar hasta que me des permiso para tenerlo o para ir en el caso que sea.
Luego, para ser paciente, Debo amar a Dios. Si no lo amo, no sé el paciente.
Si no lo amo, que retenerlo ya.
Si no lo amo, quiero que las cosas funcionen como y cuando las quiero.
Si quiero ser paciente, debo amar a Dios. Es decir, si lo amo, seré paciente.
Si alguien dice, bueno, vamos a dios, pero no hay peros. Si lo amo, seré paciente.
Si no amo a dios, no confío en él. No seré paciente. Entonces, le pregunto.
¿A usted le considerarían su esposo, su esposa, sus amigos, compañeros de trabajo, lo ven?
Como una persona paciente, ahora hay solo dos respuestas. ¿Sí o no? Sí, así es.
No no es así. Debido a su conducta, su conversación y su carácter con ellos.
Si me amo, amo lo material, si amo a otras personas más que a Dios, buscaré mi propia satisfacción.
Pero Dios quiere lo mejor para sus hijos, No hay nadie que pueda decir: Dios no quiere lo mejor para mí, claro que sí.
Pues si fuera así, me diera a él o a ella o esto o a aquello. No.
La razón por la cual no se lo dio es porque Dios sí lo ama, porque su amor por nosotros no tiene límites.
Y su amor es tan poderoso que Dios dirá no, cuando sabe que lo que queremos no es de él, para que lo sepamos.
El fruto del espíritu es paciencia. Estar dispuestos a esperar mucho, si es necesario.
Pregúntese si eso es cierto, ahora se requiere valentía para obedecer a Dios.
Se necesita valentía para hacer pacientes, porque, a veces, Puedo recordar ocasiones en mi vida en las que pensé, bueno, señor, estoy al borde, y si no haces algo, me caeré al precipicio.
Fíjese, sabe quién está al otro lado del borde, Dios Todopoderoso, no se caerá por el precipicio.
A veces, Dios nos deja acercar arnos a lo que creemos que es un punto de desesperación máxima inalterrable, pero Dios siempre está allí.
Él es Dios de amor, de dirección, guía y consejo en nuestra vida.
Se necesita valentía para confiar en Dios, y en palabras sencillas, debemos tener determinación para esperar.
Ahora, ¿podría dar muchas ilustraciones de personas a quienes a lo largo de los años les he aconsejado que esperen para comprar algo?
Que esperen en cuanto a algo en su matrimonio, o algo en cuanto a sus hijos o a jóvenes que esperan al tomar decisiones sobre la universidad de etcétera.
En cada ocasión, que recuerdo, cuando alguien recibió un buen consejo espiritual y decidió actuar a su modo nunca terminó como que herían.
¿Sabe por qué? Porque Dios quiere lo mejor para nosotros.
Y dice, te haré entender y te enseñaré el camino en que debes andar.
Mire, comenzamos diciendo que la paciencia es el fruto del espíritu. Es un don de Dios.
Lo que significa que tenemos en nosotros la facultad de tomar decisiones sabias.
El fruto del espíritu es paciencia.
El espíritu de Dios ejercitara paciencia en, a través de por, y mediante nosotros, porque Dios quiere que sigamos su voluntad y que andemos en sus caminos.
Dios sabe que enfrentamos momentos y situaciones difíciles, y a veces no sabemos qué hacer.
Él está allí para mostrarnos qué hacer.
Si usted es seguidor de Cristo, si es cristiano, si ha aceptado a Cristo en su vida como su salvador, tiene dentro de usted al mayor, al máximo, al Supremo consejero para cada situación en la vida sin excepción alguna, Dios le dirigirá.
Él no le ocultará la verdad, no retendrá el consejo sabio, si no tiene consejo sabio, es porque no se lo ha pedido.
¿Por qué? Porque Dios le ama de forma incondicional.
Él quiere lo mejor para usted, pese a lo que sea. Así que el fruto del espíritu es paciencia.
La paciencia no es un tema de agrado popular. ¿Sabés por qué?
O sea, lo diré porque queremos lo que queremos, cuándo, y cómo lo queremos, y ya.
Cuando no lo tenemos, no queremos que nadie nos diga por qué no podemos tenerlo. Y lo entiendo.
Lo mismo pasaba cuando hablaba Jesucristo, La gente no quiere escuchar algunas de las cosas que decía, pero está bien.
Pensémoslo por un momento. ¿Por qué decimos que la paciencia es esencial para experimentar lo mejor de Dios?
Número uno, es esencial para llevar una vida de obediencia a Dios.
Para obedecer a Dios, debo escucharlo. Debo escucharlo y debo obedecerlo.
Para obedecer a Dios, debo estar dispuesto a renunciar a mis propios deseos personales y opiniones, en ocasiones para hacer lo que Dios dice.
Eso es Dios, amándome, mucha atención.
Lo que sea que usted esté pasando y esté ahorrando al aspecto, y Dios le dice que no.
Mire, cuando Dios dice no, ¿qué estás diciendo? Lo que dice es, yo te amo.
El no de Dios es te amo. Alguien dirá cuando Dios me dice no, me enojo.
No, cuando Dios dice no, está diciendo, te amo.
También considere esto, es esencial para establecer buenas relaciones con otras personas. Eso es, paciencia.
Para tener buenos amigos, debemos ser pacientes con ellos.
Y no tengo ni qué decir de los que están casados, deben tenerse paciencia el uno al otro.
Donde sea que trabaje debe tener paciencia.
No solo es un don de Dios, es un requisito en la vida para poder llevarse bien.
Con sus hijos, con su esposa o su esposo.
Vivir con alguien que no tiene paciencia es una situación muy, muy difícil.
Todos necesitamos expresar paciencia y necesitamos expresarla hacia otras personas, porque la gente cometen errores.
Todos podemos volvernos impacientes y no tenemos cuidado. Pero se fija en algo, la impaciencia, nunca remedia nada.
No, en nosotros Mora, el Espíritu Santo, quien nos dará dirección clara sobre lo que sea que nos concierne en la vida, lo que sea.
Cualquier relación, lo que sea. Y considerar esto, el tiempo propicio es muy importante.
Lo es en los deportes, en la economía, Es importante las relaciones en la guerra, en la fotografía.
El momento propicio es muy importante.
Dios siempre está en nosotros, como seguidores de Cristo, tenemos al Espíritu Santo para darnos dirección clara en cualquier y toda circunstancia de la vida, si estamos dispuestos a esperar en él.
Esperar en el Señor. ¿Nos da la dirección clara de inmediato? A menudo lo hace.
Pero para tomar una decisión importante en la vida, quizás tengamos que hasta que Dios nos diga qué hacer.
¿Está dispuesto a esperar?
¿Atesora usted la sabiduría de Dios, la valora, aprecia la sabiduría divina, ¿La anhela tanto como para esperar que Dios le muestre claramente lo que debe de hacer?
He visto a tantas personas tomar decisiones que sabían que no debían haber tomado.
Pero a menudo escucho. Bueno, esperé tres meses, Pues esperé seis meses, esperé dos semanas, esperé, esperé, esperé, y nunca pasó nada.
¿Y qué? Hice lo que quería. Dios nos ama.
Él solo quiere lo mejor para nosotros. Cuando Dios dice espera, escuchamos esto. Yo te amo.
Eso es lo que hace. Nos ama al decirnos que esperemos.
Recuerde que dijo que es solo paciencia, es solo la disposición para esperar.
Y cuando esperamos, vemos a Dios actuar. A menos he visto esto en mi propia vida.
He tenido que esperar, esperar, esperar, esperar por algo, al final, ver que Dios lo lleva a buen puerto.
Una y otra vez mi respuesta ha sido gracias, señor Jesús, gracias, gracias, amado Dios, que espere.
Gracias, señor, que no me adelante. Ti.
La mayoría de las personas, quizás hoy, sean infelices, por haberse negado a esperar en Dios para vivir dirección en cuanto a algo en su vida.
Mucha gente hoy está en graves problemas por no haber esperado.
¿Cuántas veces he hablado con gente casada que me ha dicho, sé que no debí haber hecho eso?
¿Por qué lo hizo? Me dan alguna razón.
O tomé tal decisión en mi vida, y nunca pensé en preguntarle a Dios, lo que deseo que vea es sencillo.
Dios le ama, él le creó, tiene un propósito para su vida, quizás usted no sepa cuál es el propósito, tal vez ha vivido dos tercios de su vida, y nunca haberle preguntado nada a Dios, pero Dios le amó le salvó, tiene un propósito, un plan para su vida, y se lo mostrará claramente si usted se lo pide con calma.
No lo presione, O sea, alguien dirá, pues, he esperado dos semanas, eso basta.
Eso es suficiente para nuestra mente finita. Fijes, Permítame preguntar, es Dios perfecto, dígame.
¿Acaso se tarda? Entonces, ¿por qué no lo esperamos?
Si decimos que es perfecto, y no se tarda.
Entonces, si espero, estoy a tiempo. Espero que Dios diga que es el momento.
Le digo de todo corazón que así nunca puede perder, nunca.
Ahora, si yo tuviera veinticinco años y le dijera, eso lo olvidaría.
Pero se lo digo a los ochenta y cinco, nunca puede perder.
Y he pasado por algunas situaciones muy difíciles, duras, traumáticas, nunca, nunca, nunca, nunca se pierde al esperar en Dios.
Confíen él, escúchelo. Esperen él, y vea lo que sucede.
Si no ha aceptado a Cristo como su salvador, nada de esto funcionará.
Solo le digo, Batallará en la vida, cometerá muchos errores, y terminará en un desastre, sin Cristo en su vida.
Pero si está dispuesto a pedirle perdón por sus pecados, a rendirle su vida, tendrá este gran recurso.
Eterno, omnipotente, el Espíritu Santo, ¿quién da guía a dirección?
Y el momento perfecto, si lo escucha.
Si no es salvo, si no ha aceptado a Cristo, le animo a resolver ese asunto y permitir que el Señor Jesucristo se convierta en el amor de su vida, su vida cambiará.
Mire, no viva fuera de la voluntad, de Dios, porque eso es fuera de su bendición.
Padre te amamos, te amamos y te damos gracias porque nunca cometes errores.
Siempre es perfecto, tu tiempo siempre es perfecto.
Te pedimos que tu espíritu le hable a cada persona aquí, que todos nos examinemos de nuevo respecto al grado de ciencia que tenemos o no.
Sabes quién está sentado allí ahora mismo, como una decisión por tomar hoy o mañana o esta semana, o antes de que termine la semana, una decisión importante en su vida.
Señor, te pido que les des suficiente sabiduría para que esperen hasta escuchar claramente lo que deben hacer y que estén seguros de que siempre les darás guía en todo.
Te amamos y te bendecimos en el nombre de Jesús, Amén.
Si este programa ha sido de bendición para usted, por favor, visite en contacto.org
Ser más como Cristo cada día y reflejar su gloria es una aventura que dura toda la vida.
Seremos semejantes a él. Un nuevo folleto del Dr. Charles Stanley obtenga su copia gratis hoy.
A veces él dice No.
A veces él dice por este camino, pero a veces él dice espera, solo espera, es en Dios no es lo que cree la mayoría de la gente, no quiere decir que uno no hace nada.
Hago lo que Dios quiere que haga hasta este punto y espero el siguiente paso.
¿Estás casi listo?
Sí, papá.
No te olvides de llamarnos cuando llegues. No, papá. Tengo algo más que quiero que te lleves.
Hijo, esto es lo más importante que puedo darte.
Dios solo cree lo mejor para ti, quiere que pase el tiempo con él todos los días.
You’ve got it. You’ve got ¿QUÉ CLASE DE VIDA QUIERE VIVIR EN OBVIDENCIA DELANTE DE DIOS O VIVIR PONIENDO EN RIESGO SUS CONVICCIONES SOLO UN HIJO DE DIOS Que No SE DEN SUS CONVICCIONES PUEDE MANTENERSE FIRME.
EN CONTACTO, ESTIMURAMOS A TODO CREYENTE una relación más estrecha con el Señor Jesucristo y apoyamos la labor de la Iglesia local.
Este programa es patrocinado por Ministerios en contacto.
La difusión de estos programas se hace posible por la gracia de Dios y por las oraciones y donativos de personas como usted.

Read More:   Sabiduría para tiempos difíciles – Dr. Charles Stanley
Back to top button