Sea positivo o guarde silencio

Rate this post

Sea positivo o guarde silencio

En este mensaje, sus ojos serán abiertos cuando Joel nos recuerda lo que Dios le dijo al profeta Jeremías. En Jeremías 1:7 Él dijo: “No digas: ‘Soy muy joven’…”. ¿Por qué? Porque las palabras que hablamos contienen un poder increíble. Conforme aprenda a declarar palabras de fe, aún ante las dudas, ¡sus palabras preparan el camino para que Dios se mueva de una manera mayor en su vida!

Dios te bendiga.
Es una alegría entrar en sus hogares y si están en nuestra área, vengan y sean parte de nuestros servicios, les prometo que les haremos sentir como en casa.
Pero muchas gracias por sintonizarnos, gracias de nuevo por venir, aunque gusta empezar con algo gracioso.
Escuché sobre un hombre que caminaba por la playa. Dios dijo: Hijo, has tenido tanta fe.
Que voy a cumplirte un deseo especial. Él estaba muy emocionado, dijo Dios, siempre he querido ir a Hawaii.
Bueno, no, pero le tengo miedo a volar.
Así que mi deseo es que me construyas un puente a través del océano.
Dios dijo hijo, eso es totalmente imposible. Piensa en la logística de eso. Así que piensa y pido otro deseo.
Él dijo bien Dios, me he divorciado cuatro veces. Todas mis ex esposas dicen que soy tan insensible.
Mi deseo es que yo pueda entender a las mujeres.
Quiero poder entender por qué piensa, como piensa y por qué siente lo que siente.
Hubo una gran pausa y Dios dijo: Este puente lo quieres de dos o cuatro carriles Y todos los hombres dijeron, amén.
Digan con vehemencia, esta es mi Biblia, soy lo que dice que soy, Tengo lo que dice que tengo, puedo hacer lo que dice que puedo hacer.
Hoy seré enseñado la palabra de Dios, Atrevidamente confieso, mi mente está alerta, mi corazón receptivo, nunca sé él mismo.
En el nombre de Jesús, Dios les bendiga.
Quiero hablar de Zoe sobre Sé positivo o guarda silencio.
Todos nosotros estamos parados sobre promesas cosas que nos mantienen creyendo, quizás sea salir de una deuda, o estar saludable de nuevo, o conocer a una persona, o comenzar un negocio, sabemos que Dios nos ha hablado pero no vemos ninguna señal de que suceda.
Nada cambia. Se sigue viendo igual que hace seis meses.
El error que cometemos comúnmente es comenzar a convencernos de dejarlo.
Parece que no podré salir de deudas el negocio va muy lento o jamás podré cumplir mis sueños soy demasiado viejo yo perdí mi oportunidad No nos damos cuenta de que nuestras palabras evitan que la promesa se cumpla.
No pueden hablar con derrota y esperar tener una victoria.
En el momento que dicen algo, le están dando vida a lo que están diciendo, ya sea bueno o malo.
Eso es lo que le permite convertirse en realidad. Los pensamientos negativos nos llegan a todos.
No pueden evitar que ellos lleguen. La clave está en no verbalizar lo negativo.
Quizá piensen en eso, pero no lo digan.
Si no van a decir nada que sea bueno sobre su salud, sus finanzas, sus hijos, su futuro, háganse un favor y no hablen, no se permitan decir nada, sean positivos o guarden silencio.
Proveerbio seis dice enlazado eres con las palabras de tu boca saben que pueden detener su sanación con palabras que pueden detener su ascenso?
Las palabras negativas pueden alejarlos de su destino dado por Dios.
Esto es lo que casi le sucedió a un hombre llamado Jeremías en la Biblia.
Dios le dio la gran promesa de que se volvería un profeta para las naciones.
Cuando escuchó eso, él era muy joven e inseguro de sí mismo, y dijo Dios, no puedo hacer eso, no puedo hablarle a las naciones, soy demasiado joven, no sabría qué decir.
Dios dijo Jeremías: No digas que eres demasiado joven.
Lo primero que hizo Dios fue detener sus palabras negativas. ¿Por qué hizo eso?
Dios sabía que si él decía: No estoy calificado, no puedo hacer esto, no tengo lo que se necesita.
Se volvería exactamente lo que estaba diciendo. Dios dijo en efecto, Jeremías: ¡Silencio!
Quizá lo pienses, pero no lo digas.
Luego nos dice como Jeremías cambió lo que decía y se volvió el profeta para las naciones, la promesa se cumplió.
De igual forma, Dios nos ha llamado a cada uno para ser algo grandioso.
Nos ha dado sueños, deseos en el interior. Pero es fácil decir como Jeremías no puedo hacer eso.
Estoy demasiado joven, demasiado viejo. He cometido demasiados errores, no tengo la educación no tengo la experiencia.
Todos podemos hacer excusas. Pero Dios nos está diciendo lo que le dijo a Jeremías: Dejen de decir eso.
No maldigan su futuro. Esas palabras podrán alejarlos de lo mejor de Dios.
Y algunas veces las promesas se demoran en llegar, debido a lo que estamos diciendo.
¡Imagine que su respuesta está en camino!
Dios ya ha despachado al ángel, con su curación, su ascenso, su reivindicación, pero justo antes de llegar, Dios le dice al ángel un momento, Ya no sigas, quédate donde estás.
El ángel dice: ¿Por qué Dios es lo que prometiste?
Está en tu palabra, Dios dice no, escucha lo que están diciendo.
Están hablando de que no sucederá, como el problema es muy grande, que ha pasado mucho tiempo como no conocerán a la persona indicada.
Las palabras negativas detienen sus promesas Me pregunto, ¿cuántas veces estamos tan solo unos meses de ver la respuesta?
A unos cuantos meses de conocer a esa persona.
Han estado orando por años que Dios les traiga esa persona a su vida, pero justo antes de que aparezca, bajan la guardia, Comienzan a decir no va a suceder.
Estoy demasiado viejo. Nadie está interesado en mí. Dios tiene que decirle al Ángel: No sigas adelante.
La buena noticia es que la promesa aún está en tu futuro.
Dios no la canceló por volvernos negativos.
Aún tiene a la persona indicada para ti, y si silencian esa duda y se cambian a la fe, en el momento indicado aparecerán.
Dios liberará lo que las palabras negativas han retrasado.
Dios aún tiene su sanación, su ascenso, su reivindicación, ahora hagan su parte y dejen de hablar sobre cómo no va a suceder.
Quizás no vean la manera, pero Dios siempre la tiene. Quizá parezca imposible, pero Dios puede hacerlo imposible.
Sólo porque no ven que algo está sucediendo, no significa que Dios no está trabajando.
Ahora detrás del escenario, Dios acomoda las cosas en su favor.
A línea a las personas indicadas, está alejando a la gente incorrecta.
Nos está posicionando justo donde quiere que estemos. Ahora no retrasen la promesa diciendo palabras negativas.
Nuestro hijo Jonathan tiene diecisiete años. Estamos en el proceso de aplicar a diferentes universidades.
Algunas escuelas solo aceptan al cinco por ciento de los estudiantes que aplican.
Eso significa que el noventa y cinco por ciento de los prospectos son rechazados.
ES FÁCIL PENSAR PARA EMPEZAR POR QUÉ APLICAR A ESAS ESCUELAS.
ES PRÁCTICAMENTE IMPOSIBLE, nueve DE diez son rechazados.
Jonathan no te hagas ilusiones, no veo cómo podrías entrar ahí.
Si no tenemos cuidado, nos alejaremos de ello. Quizá tengan esos pensamientos, pero no cometan el error de verbalizarlos.
Aprendan cómo voltearlo. Dios, yo sé que tienes a mi hijo, en la palma de tu mano.
¡Ya elegiste la universidad a la que asistirá!
¡Quizás solo haya un cinco por ciento de oportunidades pero Dios yo sé que contigo hay un cien por ciento de oportunidad de que entre a donde tú quieres es que entre.
Dios, tú controlas todo el universo.
Eso es mucho mejor que decir, la probabilidad de estar en mi contra No se ve bien, no veo cómo podría suceder.
No, guarden silencio. Si no pueden ser positivos, guarden silencio. Están profetizando su futuro.
Si dicen jamás entraré, entonces jamás entrarán, Si dicen, este problema me va a hundir, entonces te hundirá.
Y si dicen, jamás podré costear una buena casa, Entonces jamás podrán costear un buen hogar.
Son atrapados por las palabras de su boca.
En Lucas capítulo uno, un ángel se le aparece a un hombre llamado zacarías.
El ángel le dijo que su esposa Elizabeth tendría un bebé y lo nombrarían Juan.
Sacarías estaba muy sorprendido, porque él y su esposa ya eran de edad avanzada.
Le dijo al Ángel, ¿estás seguro que esto sucederá? Suena bien, pero ves lo viejos que estamos.
Para mí no parece ser posible.
El ángel dijo, sacarías Yo soy Gabriel, me paro en la presencia del Dios todopoderoso y lo que Dios dice sucederá.
Pero Dios conoce el poder de nuestras palabras.
Sabía que si Zacarías se la pasaba hablando en derrota, eso detendría su plan.
Así que Dios hizo algo inusual, el ángel dijo, Zacarías por haber dudado, permanecerás en silencio, y no podrás hablar hasta que el bebé nazca.
Zacarías se fue de ahí sin poder hablar, no pudo decir una sola la palabra durante nueve meses hasta que el bebé nació.
¿Por qué le quitó Dios? Él habla.
Dios sabía que comenzaría a decirle a sus amigos que no iba a pasar.
Amigo un ángel se me apareció y dijo que tendría un bebé debe haberse equivocado, estamos muy viejos.
Dios sabe que con nuestras palabras profetizamos nuestro futuro.
Muchas veces pensamos: Bueno yo Dios es Dios, si quiere bendecirme, Me bendice.
No, Dios trabaja por leyes.
Sí, Dios quiere bendecirles, pero no sucederá y si están hablando en derrota sobre su vida.
Es por eso que la Biblia dice, pongan una vigilia sobre su boca.
En pocas palabras, por favor cuiden lo que dejan salir de su boca.
Esto es más importante en tiempos difíciles, ya que es fácil ponerse negativo, pues yo no creo que nunca me vaya a curar.
He estado enfermo por tres años, pongan una vigilia sobre su boca, No profeticen esa derrota, si van a decir algo digan lo que Dios dice, viviré y no moriré.
Dios está restaurado mi salud, el cumplirá los días de mi vida. Eso es lo que deberíamos decir.
Pensamientos llegarán jamás cumplirá los sueños jamás serás más de lo que eres, has llegado tan lejos como puedes No pueden evitar aquellos pensamientos Pero pueden elegir No darles vida Al decirlos en voz alta Cuando no los dicen, los pensamientos morirán al nacer, no podrán tomar raíz y volverse una realidad, pero al decirlo, le están dando nacimiento a lo que dicen, a lo largo del día tienen que preguntarse, Quiero que entre en mi vida lo que estoy a punto de decir, porque están llamando a lo que están diciendo, Cuando dicen jamás al rey de deudas, la economía está lenta, están invitando a problemas y carencias.
Cuando digan, este problema es muy grande, No creo que nunca saldré de él.
Están invitando a la derrota la mediocridad. Tienen que enviar nuevas invitaciones.
Cuando digan: Daré y no pediré. El favor de Dios me rodea como un escudo.
Todo lo que toco Prospera y funciona. Están invitando un incremento, oportunidades, éxito. Cuando dicen: Yo superaré este problema.
Soy más que un conquistador. Si Dios está conmigo, ¿quién estaría en mi contra?
Están invitando a la Fuerza, sanación, restauración, reivindicación, avances. Ahora presten atención a lo que están invitando.
Jamás pasaré este curso de álgebra. Jamás he sido bueno en las matemáticas, yo no las entiendo.
Cambien la invitación. Puedo hacerlo todo a través de Cristo.
Lo entiendo perfectamente, estoy lleno de sabiduría, soy un buen estudiante. Así invitan buenas calificaciones.
Están invitando sabiduría invitan bendiciones de Dios. Asegúrense de estar enviando invitaciones correctas.
Cuando comencé a dar servicios en el noventa y nueve, jamás había hecho esto y estaba muy nervioso y muy inseguro.
Todo tipo de pensamientos negativos me venían a la mente, cosas como yo unirás ahí y harás el ridículo.
No sabrás qué decir. Nadie te va a escuchar. No tienes la experiencia.
A lo largo del día. Tenía que ignorar esos pensamientos.
Me la pasaba murmurandome a mí mismo, estoy bendecido, estoy equipado, soy fuerte en el señor.
Antes de venir a dar el servicio, me miraba a mí mismo en el espejo y decía: ‘Joe, Eres muy capaz.
Te han criado para un momento como este.’ Los servicios saldrían por todos lados a través de la televisión llegaban los pensamientos diciendo ¿Qué estás haciendo ahí?
Otros ministros están mucho más calificados. Nadie va a sintonizarte.
En vez de repetir eso, Desde un principio, comencé a decir: Padre, quiero darte las gracias porque mucha gente se siente atraída hacia mí.
Cuando me sintonizan, ya lo cambia en el canal.
Ustedes sabían, yo recibo cartas de gente diciéndome yo jamás veo programas de ministros pero estaba cambiando los canales y cuando vi el tuyo no podía quitarlo.
Eso es mucho mejor que ir por ahí diciendo: No estoy calificado.
No tengo la experiencia o lo que se necesita.
La escritura dice, tienen que decir las cosas que no son como si ya fueran.
No me sentía con confianza, pero me llamé a mí mismo confiado.
No me sentía bendecido, pero me llamé bendecido. Quizá no se sientan bendecidos, pero tienen que llamarse bendecidos.
Las circunstancias quizá no indiquen que son prósperos pero tienen que llamarse prósperos.
Quizá no se sientan saludables hoy, Pero no se la pasen diciéndole a todos que nos lo lograrán, comiencen a llamarse saludables íntegros, fuertes, llenos de energía, llenos de vida.
Cuando Josué guiaba a la gente de Israel hacia la tierra prometida, llegaron a la ciudad de Jericón, y hacía entre ellos y su destino.
No podían rodearla, tenían que atravesarla.
El problema era que Jericó estaba rodeada de una enorme altísima y gruesa muralla de piedra y morteros.
No parecía haber manera de entrar para los israelitas.
Pero Dios les dijo que hicieran algo que sonaba extraño.
Marchar rodeando la muralla por seis días, y en el séptimo día, marchar rodeando las siete veces.
Como si eso no fuera suficiente, Dios les dio una última instrucción. La clave para que todo funcionara.
Él dijo mientras todos estén marchando, no quiero que digan una sola palabra.
Ni un murmurar, ni una conversación, Nada de lo que está sucediendo manténganse en silencio.
¿Por qué no les permitió Dios que hablaran?
Dios sabía, después de un par de vueltas, comenzarían a decir qué se supone que estamos haciendo aquí.
¿La muralla jamás se caerá? Mira lo grueso, que él ha estado aquí por años Josué ha de haber escuchado mal a Dios que alguien más diga sí ya me cansé tengo calor tengo hambre Tengo polvo en el rostro.
Dios sabía que se convencerían de parar. De hecho, había sucedido antes.
Sus padres, sus parientes, habían acapado a un lado de la tierra prometida, pero cuando regresaron los espías y les dijeron a todos cuán grandes eran los enemigos, aquel reporte negativo se esparció a través del resto del campamento.
En poco tiempo, dos millones de personas se estaban quejando, no tenemos oportunidad, jamás venceremos a estos enemigos.
A pesar de estar tan cerca, Las palabras negativas no les permitieron seguir.
Dios sabía que ya había sucedido una vez y pasaría de nuevo.
Así que les dijo que guardaran silencio Les decía en efecto, sé que no serán positivos Así que guarden silencio Hay momentos en nuestras vidas, cuando es difícil ser positivo.
Y eso está bien, solo guarda en silencio. No le digan a todos lo que están pensando.
Ya saben cómo termina la historia en la séptima vuelta, el séptimo día, las murallas se derrumbaron.
Aquí está la pregunta de hoy, podría ser que las palabras negativas los mantiene lejos de su tierra prometida, podría ser que si guardan silencio sin hablar de cuán grande es el problema, sin quejarse de lo que no funcionó, sin decirle a un amigo que jamás tendrán éxito.
Si guardan silencio, entonces quizá las murallas que los limitan se derrumbarán, imaginen que detrás de esa muralla está su sanación, su ascenso, su sueño cumpliéndose.
Todos los días, por así decirlo, están rodeando la moralla que están diciendo: Esta muralla jamás caerá a Joe, he tenido esta adicción desde la preparatoria.
Jamás podré iniciar mi propio negocio, no conozco a la gente indicada.
No, Dios está diciendo lo que les dijo a ellos.
Si no pueden decir algo bueno, entonces no digan nada.
No dejen que las palabras negativas los alejen de lo mejor de Dios.
Si dejan de hablar en derrota, en carencia sobre cómo no va a suceder, y simplemente guardan silencio.
Dios podrá hacer por ustedes lo que hizo por ellos, él sabe cómo derrumbar las murallas.
Cuando estamos marchando, rodeando las murallas, a veces nos la pasamos día tras día y no vemos que nada suceda.
Tal y como a ellos los pensamientos llegan diciendo no escuchaste bien adiós, nada está cambiando, vas a trabajar diario, y haces lo mejor, no recibes ese ascenso, no uses un período de pruebas.
Como los israelitas están marchando.
Podrían estar en el día cinco día seis quiere decir que lo han hecho un año dos años cinco años.
Seguramente ya habría sucedido. No, pasen esa prueba. No comiencen a quejarse.
No hagan como el primer grupo diciendo qué caso tiene, mejor querémonos aquí?
No, cuando lleguen los pensamientos negativos déjenos morir antes de nacer.
Niéguense a profetizar la derrota sobre su vida. Si hacen esto, llegarán a su séptimo día.
¿Cómo los israelitas aquellas murallas se derrumbarán?
Dios es un dios leal, él hará lo que les prometió.
Según de pistola de reyes, capítulo cuatro, había una mujer que era muy buena amiga con el profeta Eliseo, De hecho, había construido un cuarto extra en su hogar para que cuando Eliseo estuviera de visita se pudiera quedar ahí.
Un día Eliseo le preguntó: ¿Que qué podría ser por ella para devolver el favor?
Ella le dijo: Nada, Eliseo, mi esposo y yo estamos muy bien. Eliseo notó que no tenía ningún hijo.
Su esposo era un hombre mayor.
Antes de ir, se profetizó Para esta época, el próximo año tendrán un bebé.
Ella estaba tan emocionada, sin duda el siguiente año tuvo un bebé varón.
Cuando ese niño tenía como diez años, estaba jugando en el campo un día, cuando su cabeza comenzó a dolerle.
Lo cargaron a casa y lo pusieron en los brazos de su madre donde más tarde murió.
Pueden imaginarse como ella se sintió, Tenía el corazón destrozado, devastado, cargó a su hijo al cuarto de Eliseo y lo reconstó en la cama de él.
Para la mayoría de la gente, este sería el final de la historia, pero no para esta mujer.
Le dijo a su asistente, Preprame un caballo, voy a ver al profeta Eliseo.
El asistente dijo señora, no necesita hacer eso, no hay nada que él pueda hacer.
O yo decir esto pero su hijo ya no vive más. Ella dijo no hagas preguntas, prepárate un caballo.
TODOS SABEMOS Que No DEBEMOS METERNOS CON MUJERES Que HAN TOMADO UNA DECISION.
SE SUBIÓ EL CABALLO Y ARRANCO HACIA LA deliseo tan rápido como pudo.
Puedo imaginármela como el granero solitario cabalgando para traer justicia. Cuando Liseth vió el polvo levantándose en el aire.
A unas villas de distancia se dio cuenta en un momento que era su amiga, La mujer que había construido el cuarto extra en su hogar, Eliseo le dio a su asistente Guessy, ve a ver qué sucede.
Jessy montó su caballo y se encontró con ella en el camino, la detuvo, y dijo Eliseo: Está preocupado, ¿por qué vienes inesperadamente?
Y con tal prisa. ¿Sucede algo? Me encanta la manera en que contestó.
Ella dijo no, todo está bien.
Siguió avanzando a toda velocidad diez y lo pensó y dijo eso no tiene sentido la alcanzó una segunda vez Déjame preguntarte de nuevo, ¿está todo bien con tu esposo?
Ella le dijo, todo está bien. ¿Está todo bien en tu hogar? Todo está bien.
Entonces él preguntó: Dime, ¿está todo bien con tu hijo? Ella dijo de nuevo: Todo está bien.
Ella estaba hablándole con fe. Muchas veces, cuando enfrentamos problemas, alguien nos pregunta cómo va todo, Y le decimos justo lo opuesto.
Hombre, déjame decirte, mi negocio va lento. Mis acciones están devaluadas.
Mi espalda me duele, Mi lavatraste se averió, alguien dañó mi auto, había mucho tráfico.
El acomodador no me dejó sentarme donde quería. Es fácil hablar del problema.
¿De qué tan grave es? Como nunca va a funcionar.
Pero en estos tiempos difíciles, cuando sienten deseos de quejarse, tienen una buena razón para estar amargados, perdieron su empleo, un amigo les hizo daño no se sienten bien es ahí cuando hay que armarse de valor y decir con fe el negocio va lento pero todo esto bien.
Dios está aún en el trono. Él es Jehová, quiere mi señor proveedor.
O el reporte médico no fue bueno, pero todo está bien. Dios es mi sanador.
Nada me arrebatará de sus manos. Ella finalmente llegó a casa de Eliseo.
Ella dijo Eliseo El hijo que me prometiste ha muerto. En pocas palabras, yo no te lo pedí.
Eliseo lo profetisaste, y Dios me lo dio.
Y sé que si tú vienes a orar por él, él volverá a la vida.
Él montó su caballo y fue a su casa oro por el pequeño y volvió la vida, un gran milagro, pero he aquí lo que quiero que vean: Aun en su momento más difícil, Aún cuando parecía imposible, ella se rehusó a ponerse negativa y a hablar de derrota.
Cuando Guess y le preguntó todo está bien, Ella pudo haber dicho no, estoy pasando una gran tragedia, afronto el reto más grande de mi vida.
Nadie le habría culpado por eso, pero esta mujer eligió tener fe, aun cuando su mente estaba abrumada con duda.
Tenía una vigilia en su boca, no iba a ser limitada por sus palabras.
Cuando estén en dolor, cuando hayan pasado por una decepción sufrido pérdida tienen que hacer como ella, decirlo con fe, todo está bien.
Quizá no se vea bien. Quizá no se sienta bien. Normalmente deberían estar quejándose.
Hablando de lo mal que está, pero en su lugar hacen una declaración de fe, todo está bien.
Entonces, la fuerza más poderosa del universo se pone a trabajar.
Amigos, Dios puede resucitar sueños difuntos, él puede revivir un matrimonio muerto.
Él puede resucitar la salud que ha decaído o un negocio que ha empeorado, cuando entren en acuerdo con Dios, todas las cosas son posibles, Quizá enfrente en un gran obstáculo, no se ve bien, pero aquí está la clave.
No hablen del tamaño de su problema, hablen del tamaño de su dios, Dios detuvo el sol por Josué.
Partió el mar por los israelitas. Le dio nueva vida a este pequeño niño.
Él también puede voltear su situación, puede crear un camino aun cuando ustedes no lo vean.
Mi reto para hoy es no dejen que sus palabras negativas detengan lo que dios quiere hacer Si no pueden decir algo positivo, guarden silencio, quizá lo piensen, pero no le den vida al pronunciarlo.
Su sanación, su reivindicación, su ascenso están justo delante.
Como Jeremías, Dios ya les ha destinado a algo grandioso.
Ahora pongan vigilia sobre su boca, pongan atención sobre lo que dicen, para algunos de ustedes cuando hagan este ajuste, Dios liberará las promesas que han sido retrasadas.
Lo que han estado orando romper esa adicción conocer esa persona recuperar la salud comenzar el negocio de pronto las cosas tomaran su lugar Verán el favor de Dios de nuevas maneras, abrirá nuevas puertas de oportunidad.
Yo creo y declaro como los israelitas y Josué Toda muralla que los limita está por derrumbarse.
Ustedes y sus hijos entrarán en su tierra prometida. Si lo reciben, pueden decir amen ese día.
No nos gusta cerrar nuestra transmisión sin antes dar la oportunidad DE HACER DE JESÚS EL SEÑOR DE SUS VIDAS PODRIAN ORAR CONMIGO SOLO DIGAN SEÑOR JESÚS ME ARREPIENTO DE MIS PECANOS, VEN A MI CORAZÓN HAGO DE TI MI SEÑOR Y SALVADOR AMIGOS Y ORARON ESA SIMPLE ORACIÓN CREEMOS Que HAN renacido Entren a una iglesia basada en la biblia Mantengan a dios en primer lugar Los llevará a lugares que nunca habían soñado

Read More:   Sé demoledor de barreras | Joel Osteen
Check Also
Close
Back to top button