La lucha por el dominio propio – Dr. Charles Stanley

5/5 - (2 bình chọn)

La lucha por el dominio propio – Dr. Charles Stanley

En este mensaje, el Dr. Stanley habla acerca del conflicto interno que cada uno de nosotros enfrenta: la batalla entre obedecer a Dios o complacer nuestra carne. Para más mensajes de Charles Stanley, incluyendo la transmisión de esta semana, visite www.encontacto.org/vea

No hay nada en su vida que no pueda dejar.
El pecado que sea si está dispuesto a entregar su vida a Cristo y decirle mi vida es un desastre la arruiné, he herido a otros, he pecado contra ti y contra mí mismo, he pecado contra quienes más amo, señor, Puedes ayudarme te doy mi vida Le ayudará a cambiar a su vida Hace cuatro décadas fundamos ministerios en contacto para guiar a todo creyente a cultivar una relación más estrecha con Jesucristo.
Con los años hemos visto la grandeza de Dios su amor y su bendición de formas tan maravillosas que queremos que todo el mundo conozca al Señor, así que abramos la palabra de Dios y busquemoslo juntos.
Hoy en el programa en contacto la lucha por el dominio propio
Hay algún aspecto de su vida que consideraría que está fuera de control?
¿Qué del manejo de su dinero? ¿Hay descontrol?
¿Qué de su vida moral? ¿Diría que estás sin control?
Que de su relación con otras personas ¿está fuera de control?
Qué de la actitud que tiene hacia algunas personas, como envidia.
Al pensar en su vida, ¿hay algún aspecto del cual diría?
Bueno, creo que está sin control.
Por ejemplo, bebe, Y quizás consumen drogas, o tal vez apuesta un poquito, eso dice.
¿Y qué de los chismes?
Que de tener un espíritu crítico, que de ser perezoso, Nada de eso cuadra con nosotros.
Por eso el apóstol Pablo les dijo a los gálata, el fruto del espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza.
Entonces, al considerar su vida, ¿diría que su vida está bajo control?
O diría que ciertos aspectos de su vida, sin duda, no están bajo control.
Bueno, es una lucha.
Y así se titula el mensaje de hoy, la lucha por el dominio propio.
Todos queremos tener control de nuestras vidas.
Con eso quiero decir esto, queremos tener una relación con Dios de entrega a él al punto, que no siempre estemos luchando.
Porque, mire, si si las cosas no están bien entre usted y Dios, es como un tira y afloja.
Dios quiere que hagamos lo bueno, queremos, pero no lo hacemos, y hay tensión estrés, ansiedad, y a veces tristeza, falta de paz, falta de gozo, falta de todo lo que Pablo acaba de mencionar.
Mire, no podemos vivir una vida de desobediencia a Dios y tener amor, gozo, paz, bondad y todo lo demás.
No podemos. Mira, pues soy medio feliz como soy, medio, pero no hay felicidad real.
Ni gozo, ni paz, ni amor verdadero.
Si no estamos de acuerdo con el señor respecto a nuestra vida.
Así que deseo que pensemos respecto a todo este asunto de la lucha por el dominio propio en nuestra vida, porque todos, o hemos tenido una lucha, o estamos en plena lucha en el presente.
Así que pensemos en esto. ¿Diría que su vida está bajo control?
Que tiene una actitud de un tanto saludable respecto a todo esto?
El deseo de ganar, la aceptación de otros.
¿Qué tan grande es ese deseo que tiene de ser aceptado por todos los demás?
El deseo de ser amado por otros. ¿Quiere que le amen?
O sea, tener una relación cercana. ¿Qué de los deseos de tener toda clase de placeres?
¿No caracteriza a eso? Lo que se ha divertido Lo que sea que le haga sentir bien, por el momento, eso es lo que busca.
Vivimos en una sociedad que está muy orientada a lo sexual.
Y el apóstol Pablo vivía en una sociedad que era una fosa séptica de inmoralidad.
Y Pablo lo sabía. ¿Qué de los deseos de riqueza y seguridad?
¿Qué rango tiene eso en su lista? De cosas importantes, riqueza y seguridad.
¿Qué de los deseos de logro y superación? ¿Es saludable ese deseo?
¿O quiere superar a los demás? ¿Quiere ser mejor que otros?
¿Qué tal deseo de tener notoriedad y fama?
Mire, por eso es que la gente comete atrocidades.
Tendrán su nombre y su foto en la televisión, en el periódico, pero mire cuánto les costó.
Diría que tiene un gran deseo de felicidad.
Si eso es cierto, ¿qué hace para ser feliz?
¿Qué hace para ser feliz? ¿Qué de su deseo de atractivo personal?
¿Es eso malo? No, no lo es, pero requiere mucho de su tiempo y de su mente, ¿solo quiere lucir bien o quiere lucir bien y mejor que alguien más?
Sientes aflicción, si tan solo pudiera arreglarme el cabello como el de ella, o si tan solo pudiera vestirme como ella o como él, ¿Qué del deseo de control tiene el deseo de controlar a otros?
De algún modo, tiene que ser el número uno.
Y en su negocio no es el número uno, pero le gustaría serlo, quiere serlo, También, por ejemplo, un deseo de aceptación propia, solo quiero aceptarme tal como soy.
Ni usted ni yo nunca seremos alguien más.
Piense en esto, no importa quién sea ni cómo se perciba usted mismo, ni lo que quiera hacer en su vida, nunca será, nunca será como alguien más.
Dios le creó tal como es.
Ahora, sea que distorsionemos eso por nuestras acciones o actitudes, eso es, otra cosa.
Pero al pensar en todo esto, diría que su vida está bajo control, que tiene una actitud, un tanto saludable en torno a todos estos aspectos Ahora, hablemos del dominio propio.
El dominio propio en sí es pensar antes de actuar.
Lo que no hace mucha gente, pensar antes de actuar y considerar seriamente los resultados que tendremos.
¿Diría que eso es cierto en su vida?
¿Su vida está bajo control piensa antes de actuar?
Se trata de la lucha por el dominio propio.
Desde el versículo diecinueve del capítulo cinco, Pablo nos prepara para los frutos del espíritu al decir, en versículo diecinueve, mi manifiesta son las obras de la carne.
Ahora, note lo que dice, hay fruto del espíritu.
O sea, lo que acabamos de mencionar, amor pascoso, estas actitudes vienen a ser de la labor del Espíritu Santo en nosotros, pero fíjese cómo contrasta eso en el versículo diecinueve.
Y manifieste son las obras, nuestras acciones de la carne, Nuestra manera de vivir, ¿qué son?
Y las primeras tres tienen que ver con sexualidad. Dice adulterio.
Formicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, despleito celosiras, contiendas, disensiones, herejías.
Envidias, homicidio, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas acerca de las cuales su seas molesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.
Mucha atención. Quizás esté sentado aquí o en donde esté y diga, pues, supongo, no irá al cielo porque he hecho una de todas esas cosas.
La palabra clave en el pasaje es os lo he dicho antes que los que practican tales cosas.
No entrar en detalles en cuanto al verbo griego usado aquí, pero significa que es una forma de vida.
No es que no haya sucedido en su vida, porque lo más probable, al ver esta lista, es que todos, hasta cierto punto, a veces, hemos cometido uno o todos esos.
Pero no es una práctica ni una forma de vida.
Al aceptar a Cristo, nada, de eso cuadra con quienes somos.
Al decir los que practican tales cosas es su estilo de vida.
Alguien que bebe todo el tiempo es su estilo de vida.
Alguien que siempre está en algo sexual es su estilo de vida. Podemos hacer una lista.
Si ese es su forma de vida está entregado a eso, dice que no heredarán el reino de Dios.
No estamos diciendo que alguien que haga algo de esto no irá al cielo.
Pero si ha llegado al punto que los practica, es su forma de pensar, es parte de su ser, es porque no es algo.
No puede vivir así continuamente, siendo salvo en verdad. Dirá, bueno, pensabas no, escuche lo que dice.
Los que practican tales cosas, no, heredarán el reino de Dios.
Así que esas son nuestras acciones, pero ¿qué del fruto del espíritu?
Pensemos en eso por un momento, y hagamos unas cuantas preguntas.
Al pensar, en eso, considere la sociedad en la cual vivimos.
Compare el fruto del espíritu con lo que nos rodean.
Y pregúntese, ¿me considerarían seguidor de Cristo debido a mi conducta?
Lo que hago, lo que veo, los lugares a dónde voy, ¿cómo gasto mi dinero?
O sea, todo eso que considero importante en su vida, ¿Encaja con quién es usted?
Al aceptar a Cristo como salvador, le damos la espalda al pecado.
No significa que no volveremos a picar, le damos la espalda al pecado.
Así que nuestro compromiso con el señor es ser desobediente y andar en sus caminos, Porque queremos el fruto del espíritu en nuestra vida, amor, gozo, paz, Benigne da bondad.
Y queremos todos estos frutos, porque estaremos más satisfechos, estaremos más seguros, podremos identificarnos con otros de una forma muy diferente a cómo lo hacíamos.
Entonces, al ver su propia vida en estos días, ¿diría que está caminando en el espíritu?
Y sus conocidos, lee, conocen como alguien que ande en el espíritu, tiene algo distinto.
O ven en usted esa tensión, ese estrés, esa ansiedad, como un tire ahí afloja, como rompes atención, ese estrés y todo lo demás, rindiéndose al señor, entregándole su vida, diciendo, Señor, la manera en que he vivido no funciona, no quiero vivir así.
Pienso en quienes pasan toda su vida, cautivo de algún pecado, viviendo en esclavitud en sus corazones y mentes.
Muchos viven y mueren, sin nunca experimentar el amor de Dios, la bondad, la libertad, la gentileza y las recompensas de Dios pasan toda su vida sin nunca experimentar eso.
Entonces, si alguien le dijera, bueno, en esta etapa de su vida tenga la edad que sea, ¿dónde diría que se encuentra?
Diría que es alguien que experimenta el amor de Dios, alguien que reconoce que él es la fuente de todo, Diría que es alguien que ama a otras personas, se alegra el ver a otras personas ser bendecidas, se alegra al ver que otros son salvo.
Le encanta escuchar la palabra de Dios.
¿Podría decirse eso de usted o tendría que que decir, no puedo explicarlo bien, pero soy muy desdichado.
Me gustaría ser diferente. Hay cosas en mi vida que quisiera eliminar, pero hay algunas cosas que no puedo dejar, si puede.
No hay nada en su vida que no pueda dejar.
El pecado que sea, si está dispuesto a entregar su vida a Cristo y decirle, mi vida es un desastre, La arruiné, he herido a otros, he pecado contra ti y contra mí mismo, he pecado contra quienes más amo, señor, Puedes ayudarme, te doy mi vida.
Le ayudará a cambiará su vida. Cambiará su vida. Domino propio.
¿Diría que su vida está bajo el control de Dios? Si no, permítame preguntarle.
¿Es feliz? ¿No lo es? ¿Está satisfecho o cómo le va en la vida? ¿No?
No puede vivir fuera de la voluntad del plan, el propósito de Dios para su vida y ser feliz, no puede.
No el verdadero gozo ni la paz real, ni ninguno de esos frutos del espíritu.
Eso no está en en su vida. El fruto del espíritu, no de la carne.
Y lo que más me concierne es cómo la gente vive, Y al ver su pasado piensas, bueno, ¿por qué me sucedió esto?
¿Por qué por qué no fui bendecido? ¿Acaso no fue por no escuchar a Dios?
Si vivimos en desobediencia ante Dios, sufriremos las consecuencias.
Es decir, todos los que decimos ser seguidores de Cristo, no hay excusa aceptable para que no tratemos de llevar una vida consagrado, en la cual el Espíritu Santo controle nuestra mente, Y nuestras acciones, cuando él tiene el control, pensamos antes de actuar, nuestras acciones siguen su propósito, su plan y su voluntad para otra vida.
Entonces, ¿cuál es la clave para nuestro dominio propio?
En este breve pasaje bíblico, Pablo nos da una oportunidad de examinarnos para ver dónde estamos en nuestra relación con el Señor.
Entonces, Domino propio requiere que pensemos antes de actuar, eso debe escribirlo.
Dominio propio requiere que pensemos antes de actuar.
Y el problema es este, la gente actúa antes de pensar, y luego se lamenta.
Entonces, hay que tener un firme deseo de obedecer a Dios.
Sin un gran deseo de obedecer a Dios, no llevaremos una vida consagrada.
No superaremos casi cualquier cosa sin ese firme deseo de que Dios nos faculte.
Así que, debemos creer en nuestro corazón que el Espíritu Santo que ignore en nosotros nos facultará.
Pensemos en esto. Jesucristo sabía todo sobre tentaciones, pruebas y todo lo demás.
Por tanto, Cuando nos prometió el Espíritu Santo, sabía lo atroz que era la sociedad en aquel tiempo.
Al aceptar a Cristo como nuestros salvadores, de Dios vino a nuestra vida para facultad, para vivir en cualquier sociedad donde vivamos, para vencer toda clase de pecados.
Así que no es usted solo contra su entorno, sino usted y el Espíritu Santo, quien ha prometido darle lo que necesite para ser victorioso.
Está allí con solo pedírselo y entregarle su vida.
Al pensar en eso, considere que tiene alguien para ayudarla a superar esto.
Así que considere muy en serio estas preguntas. Piénselo por un momento.
Antes de hacer cualquier cosa, pregúntese. ¿Cómo me afectará esto espiritualmente?
En segundo lugar, ¿cómo me afectará esto económicamente? ¿Y cómo afectará mi salud?
Mucha gente Hoy está donde está físicamente, por haber quebrantado las leyes físicas que Dios les ha dado.
Luego se preguntan por qué están, dónde están.
Así que a menudo es una violación de un principio que Dios les ha dado.
Pensémoslo, ¿cómo esto afectará en lo espiritual, en lo económico, en mi salud?
¿Cómo esto afectará la manera en que otros me ven.
Dirán al verle, ella está muy entregada al señor. Puedo percibir que él está muy dedicado señor.
Nunca lo convencerían de ir a ese lugar. Nunca permitirían eso en su vida.
Es decir, al pensar en su vida, ¿Cómo le ven los demás?
No perfecto, nadie es perfecto, pero le ven Mucha atención, le ven como un verdadero creyente.
¿Venen usted a alguien que no solo dice ser creyente? Sino una persona que lo vive.
No perfecto, pero venga diferencia en usted. Entonces, hágase esta pregunta. Todas estas preguntas.
Y pregúntese, ¿cuáles son las consecuencias de mis acciones?
Mis compañeros de trabajo me ven como alguien que ha llevado una vida cristiana.
Mis amigos me ven como alguien que hoy fue sincero en esta situación, ¿me ven otros como alguien que es muy insensato con el dinero?
Irresponsable con mi vida moral, irresponsable con mi actitud.
Dicho de otro modo, es el fruto del espíritu, evidente. En nuestras vidas a diario cada día.
Pensemos, un momento en esto, Dios, ha provisto lo mejor de él para nosotros, y mire, no he dicho que sea fácil, no es fácil, A veces es difícil tener lo mejor de Dios.
Pero permítame preguntarle, ¿qué es mejor que lo mejor de Dios? Nada.
Entonces, cuando Pablo escribió toda esta carta de gálata, escuche lo que dice, por ejemplo, Dice, en el último capítulo, ¿no os engañéis?
Dios no puede ser burlado. Pues todo lo que el hombre sembrará, eso también segará en todos estos seis capítulos nos anima a vivir como agradar a Dios, y qué dice, nos engañéis, o sea, no crean la mentira del diablo, Dicho de otro modo, no podemos burlar a Dios y decir, no creo en Dios y todo lo demás, todo lo que el hombre sembrare Eso también segará, aunque lo crea o no.
Dios no puede ser burlado. Pues, todo lo que el hombre sembró deseo también segará, punto.
Quizás diga, bueno, no creo que uno siempre coseche lo que siempre. Entonces, eso sería decir que Dios mintió.
Le diré otra razón para creerlo.
Ve a su alrededor, ve a sus amigos que toman, ve a quienes se drogan.
Quienes viven en moralidad a diario.
Quienes engañan si pueden, mienten si pueden y se jactan de eso.
No querrá esa clase de vida, porque, mire, no podemos cambiar la ley de Dios.
No podemos cambiarla y su ley es cosechamos lo que sembramos.
Piense en esto, ha estado sembrando algo todos estos años.
Ahora, Dios dice que cegará una cosecha.
¿Acaso algo se le escapa a Dios, no? ¿Acaso Dios es sentencioso, no?
El problema es que escuchamos lo que dice, pero no lo creemos.
Por ejemplo, si alguien me dijera, le diré algo, pastor, si usted baja hasta acá sucederá esto, si lo hace, se fracturará la pierna.
No sería sensato ver esos cuatro escalones y decir, pues, lo haré de todos modos. ¿Sabe qué?
Justo es lo que hace la gente cuando escuchan la palabra de Dios, y luego dice, bueno, sí creo eso, pero salen y hacen todo lo contrario.
Ahora presté mucha atención. Es cosa peligrosa.
Escuchar la palabra de Dios y luego desobedecer a dios a sabiendas y a adrede.
Peligroso. Porque lo que el hombre siempre, eso cosechará.
Cocechamos lo que sembramos más y después de sembrarlo, no nos guste esa parte.
Solo porque no le vaya mal ahora mismo en su vida.
Y cree que se ha salido con la suya, con su no es así, no ha quedado impune.
Le diré por qué. Dios le ama mucho para dejar que se salga con la suya.
Le ama mucho para eso. Además, iría en contra de sí mismo.
Dios ha escogido lo mejor para quienes están prestos a escuchar, rendirse, Y andar en sus caminos tiene lo mejor.
No ve a los demás ni se compare con ellos. Dios tiene un plan para su vida.
Él tiene el mejor plan para su vida, pregúntese.
¿Qué estoy haciendo en mi vida que, mucha tensión, ¿Qué estoy haciendo en mi vida que está robándome de lo mejor de Dios?
¿Qué es? ¿Qué está haciendo? Que estás robándole lo mejor de Dios.
Creando estrés, tensión, conflicto, un tira y afloja en su vida, que hay en su vida que no puede dejar, que quiere que quieren su vida y que anhela, pero no tiene.
¿Qué está haciendo en su vida que le ha cerrado la puerta a las bendiciones de Dios?
Pienso en cuán maravilloso y amoroso es Dios.
Y la gente escucha la verdad y se van creyendo que no hay consecuencias.
Escuche muy bien, preste mucha atención, escuchará al diablo, decirle esto, no tiene que creer todo esto, No tiene que creer todo esto.
Pero de este lado, Dios dice, cosecharás lo que siempres.
La decisión es nuestra, Y le digo, es peligroso escuchar el evangelio.
Es muy peligroso escuchar el evangelio, y apagarlo, dejarlo porque luego somos responsables de saber la verdad, negar la verdad, Y decirle, no, adiós.
Es peligroso escuchar el evangelio, y es maravilloso escuchar el evangelio.
Depende de cómo respondamos, de cómo reaccionemos. Oremos Padre en el nombre de Jesús.
¿Qué momento tan crítico es este?
Para quienes están aquí quienes nos escuchan y ven que su eternidad puede depender de su decisión en este momento.
Dios mío. Que tu amor los mueva.
Que tu amor los rodé y los afiance.
Que sean sabios para reconocer que eres Dios.
El único Dios verdadero y tienes el mejor plan posible para ellos de ahora en adelante Si están dispuestos a decir sí Señor, sí, sí Señor, en el nombre de Jesús,
Amén.
Si este programa ha sido de bendición para usted, por favor, visite en contacto.org
El jamón está en el horno, cuidado.
Me encanta el jamón navideño.
Mamá, esta es la forma en la que hay location.
Esto fue una gran idea.
Tomen sus regalos ¿Están llevando?
Qué sorpresa y hay una cosa más algo más
¿Qué están haciendo aquí?
Te hice esto.
Qué bendición es poder celebrar el nacimiento de nuestro salvador Jesucristo.
GRACIAS POR LOS ALIMENTOS Que VAMOS A COMER.
¿QUÉ CLASE DE VIDA QUIERE, QUIERE VIVIR EN OBVIDENCIA DELANTE DE DIOS, O VIVIR PONIENDO EN RIESGO SUS CONDICIONES SOLO UN HIJO DE DIOS Que No SE DEN SUS CONDICIONES PUEDE MANTENERSE FIRME.
¿Estás casi listo?
Sí, papá.
No te olvides de llamarnos cuando llegues. No, papá. Tengo algo más que quiero que te lleves.
Hijo, esto es lo más importante que puedo darte. Yo solo quería lo mejor para ti.
I don’t want anymore. I don’t want anymore. I don’t want anymore. I don’t want to
Ser más como Cristo cada día y reflejar su gloria es una aventura que dura toda la vida.
Seremos semejantes a él. Un nuevo folleto del Dr. Charles Stanley obtenga su copia gratis hoy.
En contacto, estimulamos a todo creyente a cultivar una relación más estrecha con el Señor Jesucristo.
Y apoyamos la labor de la Iglesia local. Este programa es patrocinado por ministerios en contacto.
La difusión de estos programas se hace posible la gracia de Dios y por las oraciones y donativos de personas como usted.

Read More:   La oración, nuestra prioridad – Dr. Charles Stanley
Back to top button