Confía en los planes de Dios

Rate this post

Confía en los planes de Dios 

En la vida, siempre estamos esperando algo: el cumplimiento de un sueño, la resolución de un problema o poder conocer a la persona correcta. En este mensaje, Joel te recuerda la importancia de esperar el tiempo de Dios. Aprenderás que en lugar de forzar que las cosas sucedan, puedes soltar todo y confiar en el tiempo preciso de Dios.

Al oír versos como Hebreos 4:3: “Pero los que hemos creído entramos en el reposo…”, recordarás que no tienes que preocuparte sino puedes confiar en Dios y una tremenda presión será removida. En el momento de orar, Dios establece el tiempo para tu respuesta.

Dios les bendiga.
Gracias por dejarnos entrar a sus hogares.
Y si están cerca de aquí vengan y sean parte de nuestros servicios Les prometo que les haremos sentir como en casa Gracias por sintonizarnos Gracias de nuevo por venir.
Me gustaría empezar con algo gracioso.
Escuché sobre una mujer ya mayor, fue la iglesia un domingo por la mañana, Un amable Ugier la atendió y le preguntó: Señora, ¿dónde le gustaría sentarse?
Ella dijo: Me gustaría sentarme en la fila de hasta adelante.
Y él dijo, oh no, señora, no le gustará estar ahí. Nuestro pastor es muy aburrido. Se quedará dormida.
Déjeme sentarle en otro lugar. Ella lo miró consternada y dijo: Señor, ¿sabe quién soy? Y él dijo: No, señora.
Ella contestó: Soy la madre del pastor.
Él bajó la cabeza con mucha vergüenza y volteó a verla y dijo Madam, ¿sabe usted quién soy yo?
Ella dijo no y él dijo gracias Dios.
Levante su biblia digan con sinceridad esta es mi biblia soy lo que dice que soy tengo lo que dice que tengo puedo hacer lo que dice que puedo hacer Hoy seré enseñado la palabra de Dios.
Abiertamente confieso, mi mente está alerta, mi corazón está receptivo, nunca seré el mismo.
En el Nombre de Jesús Dios les bendiga Quiero hablarles hoy de confiar en la planeación oportuna de Dios En la vida, siempre estamos esperando algo, esperando que se cumpla un sueño, esperando conocer a la persona indicada, esperando a que un problema se arregle.
Cuando no sucede tan rápido como queremos, es muy fácil frustrarse.
Pero tienen que darse cuenta de que en el momento que oraron, Dios estableció el momento oportuno para que se cumpla la promesa.
Dios ha fijado el momento para conocer a la persona indicada, Hay un momento para que el problema se arregle Hay un tiempo para su sanación, su ascenso, su innovación, quizá sea mañana o la próxima semana o dentro de cinco años.
Pero cuando entiendan que el momento oportuno fue establecido, les quitará toda la presión.
No vivirán preocupados, preguntándose si alguna vez va a suceder, estarán relajada y disfrutarán su vida, sabiendo que la promesa ha sido planeada por el creador del universo.
Algunos de ustedes han estado orando sobre una situación por mucho tiempo. No ven que suceda nada.
¡Podrían desanimarse fácilmente! Pero ¿qué tal si Dios levantara las cortinas y les permitiera ver el futuro?
Y supieran que el doce de febrero A las dos:treinta y tres de la tarde fueran a conocer a la persona de sus sueños.
No estarían desanimados, estarían emocionados. Harían ejercicio comprarían ropa nueva ¿Por qué?
Porque saben que el gran día se acerca Aquí es donde se necesita fe Dios nos promete que habrá momentos predeterminados en el futuro.
Pero él no nos dice cuándo van a hacer.
Ese momento podría ser mañana en la mañana a las nueve cuarenta y siete, sonará su teléfono con esa llamada esperada.
Ese momento podría ser el veinticinco de octubre dentro de dos años, obtendrán una nueva oportunidad que los impulsará a otro nivel.
Mi pregunta es, ¿confían en Dios lo suficiente para creer que esos momentos están por venir?
¿Están dispuestos a esperar con una buena actitud sabiendo que están en camino o se desanimarán?
Y pensarán no los he hecho. He intentado eliminar esta adicción desde la secundaria.
No, necesitan una nueva perspectiva. Dios ha programado el momento en que eliminarán esa adicción.
Ya está en su futuro. No dejen que los pensamientos negativos los desanimen.
Hay un momento programado para estar completamente sanos Hay un momento programado para que puedan revertir esa situación legal.
Ahora dejen de preocuparse. Dejen de vivir estresados. ¿Qué tal si no conozco a la persona indicada?
¿Qué tal si nunca me mejoró? Dice en hebreos. Pero entramos.
En el reposo los que hemos creído en Dios. La manera de saber si realmente creen es si descansan.
Si están en paz, saben que la respuesta está en camino, saben que la gente indicada, las grandes oportunidades han sido ya puestas en su futuro.
El ocho de enero de mil novecientos ochenta y seis a las cuatro de la tarde, entré a una joyería a comprar una batería para mi reloj, Pasé junto a la chica más hermosa que había visto, era Victoria.
No se lo dije, pero pensé: Este es mi momento.
Me tomó un año convencerla de que era su momento también.
El tres de diciembre del dos mil tres, a la una treinta de la tarde.
Cuando el alcalde Brown nos dio las llaves del Compact Center, ese no fue un momento ordinario, ese fue un momento planeado por el más alto Dios.
Amigos, Hay momentos planeados en su futuro. Han orado, creído, se han mantenido con fe.
Les aseguro ustedes entrarán a sus momentos de favor.
Un momento en el que un problema de pronto se arregle en el que conocerán a la persona indicada.
Un momento en el que un buen cambio los impulsará por muchos años.
Eso es lo que dijo Habacu La visión es para un momento predeterminado.
Podrá parecer lenta su llegada, pero espera con paciencia.
El momento sin duda llegará Fíjense bien, no quizá llegue. No espero que llegue.
No Dios ya ha puesto esa fecha. El momento ya ha sido determinado en tu calendario.
La traducción dice no será un segundo tarde. A veces pensamos, bueno, todos se me están adelantando.
Mis amigos ya están casados y yo sigo soltero. Mis compañeros de trabajo ya fueron ascendidos y yo sigo atorado.
No, no se desanimen. Su momento está llegando. No llegará ni un solo segundo tarde.
Las buenas noticias son que Dios sabe cómo compensar por lo que parece ser tiempo perdido.
Dios no siempre nos lleva de manera lógica el punto a al b al c a veces dios los lleva de la a al b a la c y de pronto los roja hasta el punto ST u B ¿Qué sucedió?
Te topaste con un momento predeterminado que te adelantó cincuenta años Así que dejen de preocuparse por quién se les está adelantando, solo sigan su propio camino, sean lo mejor que puedan ser.
Sigan honrados en la vida, en la vida, en la vida, en la vida, en la vida, en la vida, en la vida, en la vida, en la vida, en la vida, en la vida, en la vida, en la vida, en la vida, en la vida, en la vida, en la vida, en la vida, en la vida, en la vida, en la vida, en la vida, en la vida esa sanación, ese avance, esa persona indicada no llegará ni un segundo tarde.
Nuestro Dios no es un Dios del azar, Es un dios preciso. Les ha programado soluciones hasta por segundo.
Conozco una joven, que creía que conocería al hombre indicado.
Apenas pasaba los treinta años y nunca había tenido una verdadera relación con ningún hombre.
Comenzaba preguntarse si llegaría el día.
Un día conducía a casa del trabajo, se le reventó un matemático y se detuvo a un lado del camino.
A los pocos segundos, otro auto se orilló. Se bajó un joven tan guapo como se puedan imaginar.
Se acercó a su ventanilla y le pregunto ¿Puedo ayudarla? Ella lo miró y dijo: Creo que sí puedes.
No solo le cambió el neumáticos, sino que también la invitó a cenar.
Para no hacer la historia larga, ellos se enamoraron. Año y medio después se casaron.
El día de hoy son una pareja feliz. Vienen al equi todo el tiempo.
Y eso no fue coincidencia, no fue una casualidad.
Fue un momento decretado por el creador de todo el universo.
Piensen en qué tan precisa es la planeación de Dios.
El Neumático tenía que levantarse en el momento indicado una hora después y no se habría dado.
Tenía que haber la cantidad exacta de tránsito Muchos autos y él habría llegado tarde, muy pocos y habría pasado antes.
Tenía que dejar su trabajo en el momento correcto.
Una simple llamada extra de quince minutos y eso jamás habría sucedido.
La planeación fue exacta hasta el último segundo, para que todo cayera en su lugar. ¿Qué quiero decir?
Pueden confiar en la planeación de Dios. Dios ya lo tiene todo resuelto. Por lo que están orando.
Por lo que están creyendo, no sucederá un segundo tarde.
Si aún no ha sucedido, no significa que algo esté mal.
No significa que Dios esté molesto o que jamás se vaya a solucionar.
Dios ya predeterminado hasta el último segundo exacto.
No tienen que preocuparse, no tienen que vivir frustrados, estén en paz, entren en este reposo.
Dios los tiene en la palma de su mano. Sus pasos están siendo guiados por el creador del universo.
No al azar, no vagamente, no hasta el mínimo segundo, hasta el más diminuto y más finito detalle.
Cuando entiendan esto, dejarán de sentir la presión.
No irán de un lado a otro preguntándose cuándo va a suceder.
Dios, cuándo vas a cambiar a mi esposo. Dios, ¿cuándo vas a responder a mi oración?
Cuando sepan que el momento ya ha sido establecido, tendrán paz, ya sea en veinte minutos o en veinte años, Ustedes sabrán que lo que Dios les prometió, él lo cumplirá.
Hay una plegaria para orar cada día. Dios dame la gracia para aceptar tus planes.
Me encantaría decirles que si se mantienen con fe, que si creen, Entonces Dios les contestara su oración en veinticuatro horas, o al menos en la primera semana, pero sabemos que esa no es la realidad.
Dios nos promete que siempre cumplirá su palabra Pero jamás nos dice cuando la cumplirá Sería mucho más fácil si Dios nos dijera: ¿Cuándo nos irá bien?
¿Cuándo vendrá la persona indicada? ¿Cuándo se enderezará nuestro hijo? Pero la realidad es que eso no requeriría fe.
Se necesita fe para decir Dios, no sé cuándo lo harás.
Pero Dios confío lo suficiente para creer que lo harás, que la respuesta ya se encuentra en mi futuro.
La escritura dice: La visión es para un momento decretado. El momento decretado es el mejor momento.
Dios puede ver el panorama completo de nuestra vida Él sabe lo que está por venir Lo que vamos a necesitar A quien y cuándo necesitan llegar.
Si Dios hiciera todo lo que le pedimos cuando nosotros queremos, nos estaría limitando.
Porque a veces, lo que nosotros pedimos es muy pequeño.
Porque a veces creemos que no podríamos vivir sin esa persona, Dios sabe que en diez años ya no será buena para uno y cierra esa puerta en este momento.
A veces ese ascenso que tanto hemos anhelado Si Dios nos lo diera ahora, él sabe que eso evitaría que obtuviéramos uno mucho más grande que ha programado dentro de tres años.
Dios tiene la ventaja de verlo todo. Mientras más vivo, más confío en él.
Cuántas veces no he mirado atrás y dicho Dios, gracias por no contestar esa oración.
Dios, gracias por no permitir a esa persona entrar en mi vida. Dios sabe lo que está haciendo.
Y lo que están pidiendo podría ser bueno, podría ser parte de su destino, pero no es el momento decretado.
Si hay un momento indicado, entonces hay un momento equivocado.
Si aún no ha sucedido, en lugar de frustrarse, o de preocuparse Dios cuando va a crecer mi negocio Dios me siento tan solo cuando conoceré a alguien Busquen otro enfoque.
Dios, tú sabes lo que es mejor para mí. Tú ves lo mejor para mí.
No voy a vivir frustrado, dios confiaré en tu ritmo vivimos en una sociedad que quiere todo al instante Estamos siendo programados para la inmediatez, no me hagan esperar Pero la escritura dice: ¿Es a través de la fe?
Y la paciencia que heredamos las promesas. Es fácil tener fe.
Dios, yo creo que podré cumplir mis sueños. Dios, yo creo que podré superar este obstáculo.
Ya tenemos la parte de la fe. Ahora asegurémonos de tener la parte de la paciencia.
Dios no sólo creo en grandes cosas, también confío en tu ritmo.
Dios no me desanimaré si no sucede inmediatamente.
No me rendiré porque ha tardado una semana, un mes o cinco años.
Sé que el momento ya ha sido preparado en mi futuro, así que esperaré con fe y paciencia, porque sé que ya está en camino.
Cuando Victoria estaba embarazada con nuestro primer hijo Jonathan, los primeros meses fueron muy emocionantes. Sin ningún problema.
Pero ya a los seis meses, Victoria comenzó a sentirse incómoda. Sus pies se inflamaban.
Para el séptimo mes, su espalda le dolía. No podía dormir bien en las noches.
Para el octavo mes ella ya estaba diciendo Dios, ya quiero tener este bebé. Estoy cansada de la espera.
Pero sabemos que Dios ha determinado el momento. El niño no está listo, aún está creciendo, desarrollándose.
Si Dios le hubiera permitido tener el bebé antes, quizá no habría nacido saludable.
A veces oramos, Dios dame esta promesa ahora.
Dios me siento incómodo Estas personas no me están tratando bien Dios mi negocio está lento Lo que no podemos ver es que algo no está listo Quizás sea otra persona la que será involucrada.
Dios aún trabaja con ellos. Quizás sea otra situación que será parte de tu destino.
Aún no está en su lugar O tal vez Dios está trabajando en ti desarrollando tu carácter, fortaleciéndote en ese proceso Es interesante.
La escritura dice: Dios no llevó a los hijos de Israel por la ruta más corta hacia la tierra prometida Porque sabía que no estaban listos para la guerra.
Dios podía verlo todo Si los llevaba por la ruta más corta, sus enemigos se tan poderosos que serian derrotados.
Asi que a propósito, Dios los llevó por la ruta larga, para protegerlos, y para fortalecerlos, para que pudieran cumplir su destino.
Si algo no está sucediendo cuando quieren que suceda, recuerden amigos que Dios sabe lo que está haciendo.
Lo mejor para mis intereses, no estaría sufriendo este retraso si Dios no tuviera una buena razón para ello.
Y mientras están esperando, no cometan el error de comprenderlo todo.
Dios he estado orando por mi hijo durante tres años. ¿Por qué no cambia?
Si están constantemente intentando comprender las cosas, eso solo los llenará de frustración. ¡Dejenselo a Dios! ¡Digan como David!
¡Dios! ¡Mis tiempos están en tus manos! No me preocuparé de por qué algo aún no ha sucedido!
Ni me preocuparé de por qué estás tardando tanto. Dios confío en ti.
Sé que llegará el momento en que todo lo que me has prometido va a pasar.
A veces, cuando tenemos prisa, cometemos el error de tomar los asuntos en nuestras manos e intentamos que pasen a la fuerza.
Así nos perdemos lo mejor de Dios. Esto es lo que les pasó a Abraham y Sara.
Dios les prometió que tendrían un bebé. Pero pasaron años y años y no sucedía nada.
Así que decidieron intentar ayudar a Dios. Zara tuvo una gran idea.
Le dijo a Abraham que se acostara con una de sus sirvientas, así tendrían ese bebé.
Abraham, en vez de ser paciente, esperando el momento de Dios, aceptó ese plan, y sin duda alguna tuvieron un bebé.
Estaba muy emocionados, llamaron al niño Ismael. Dijeron mira, este es el niño que Dios nos prometió.
Pero Dios dijo: Abraham, Sara, ese no es el hijo que yo les prometí.
Eso es algo que ustedes mismos hicieron. ¿Sabían que fue un gran problema criar a Ismael?
Tenían problema constantemente conflictos, no había gracia hacia él.
Pero entiendan, lo que Dios ordene, Dios lo pagará, Lo que Dios te dé a su tiempo, Dios siempre te dará la gracia para poder cuidarlo.
Pero al hacer las cosas cuando queremos, fuera de su itinerario, Dios no queda obligado.
Catorce años después, en el momento preciso, Sara dio a luz a Isaac, el hijo que Dios les prometió.
Como Sara, habrá ocasiones en sus vidas, en que las cosas no se den tan rápido como quisieran.
Estarán tentados a forzar que las cosas sucedan quizá en una relación la persona con la que piensan salir saben en su interior que no es la indicada, no los trata con respeto pero temen que no conocerán a ninguna otra persona Si dejan que se vaya Ismael, Isaac llegará.
El que Dios les prometió está en su futuro. El momento ya ha sido determinado.
Ahora sean pacientes y confíen en el método de Dios.
Aprendí hace mucho tiempo que Dios no necesita quita mi ayuda.
Él ya lo resolvió todo, él sabe el final y el principio.
Todo lo que debemos hacer es confiar en él. No tienen que intentar abrir las puertas a fuerza.
No tienen que tratar de agradar a nadie. Manipular a la gente para conseguir amigos forzar una situación.
Solo sigan honrando a Dios con su vida.
Estén en paz, confíen en sus planes, Y Dios abrirá puertas que ningún hombre podrá cerrar Dios pondrá gente increíble en su camino Dios derrotará a sus enemigos y los hará llegar a donde deben estar.
No vayan engendrando Ismaeles Cuando Dios quiere darles Isaacs Eso es lo que dice el salmón, pon a sí mismo tu delicia en Dios y él te dará las peticiones de tu corazón.
Hay una gran diferencia entre recibir alguna cosa de Dios y tener que trabajar para que suceda.
Cuando intentamos forzar las cosas, No estamos esperando los tiempos de Dios Es una lucha constante Es una carga Parece que nunca podemos levantarnos del suelo Pero si permites a Dios hacerlo a su modo en su momento, habrá una gracia súper natural.
Habrá paz. Sí, tendrás oposición, pero sentirás una fuerza, una paz, el favor sobrenatural de Dios guiándote hacia adelante.
Recuerdo hace unos años después de que falleció mi padre realmente quería escribir un libro Tenía un fuerte deseo pero No conocía a ningún publicista ni nada de la industria de libros.
Varias veces quise llamar a un amigo que conocía a un publicista pero tenía cierta inquietud, sabía que algo no estaba bien.
Durante el siguiente par de años, hubo varios publicistas se acercaron a mí e incluso me ofrecieron un contrato.
Aparentemente se veía bueno eran buenas personas pero muy en lo profundo podía escuchar una pequeña voz diciendo yo sé paciente Este no es el adecuado.
Confía en mis planes. Algo mejor está por venir. Yo lo pospuse mes tras mes.
No me preocupé por ello. No estaba frustrado. Mi actitud era: Dios, mis planes están en tus manos.
Cuando quieras que escriba un libro, sé que me abrirás las puertas.
Verán, pueden hacer lo correcto en el momento incorrecto. Y perderse lo mejor de Dios.
El momento lo es todo. Sean pacientes y dejen que Dios abra las puertas.
Quizá tengan que tocar tendrán que hacer un esfuerzo.
Yo sí creo en ser agresivo y perseguir los sueños, pero no tienen que forzar las puertas para que se abran.
No tienen que intentar agradarle a las personas, no tienen que convencerse a sí mismos.
Si son pacientes y esperan el momento de Dios, él les dará los deseos de su corazón.
Un día, a través de una serie de eventos inusuales, conocía a un publicista, Sabía que era la persona indicada.
Me sentí bien sobre ello. Todo se dio perfectamente.
Y ese libro, tu mejor vida ahora, se volvió un gran éxito. Publicado en más de cuarenta idiomas.
Eso es lo que sucede cuando esperas el momento de Dios.
No tienen que conformarse con Ismael, Dios les dará a Isaac, les va a dar lo que les prometió.
Este principio en especial es importante cuando nos enfrentamos a retos.
Si reciben un reporte médico negativo, si perdieron su mejor cliente en la oficina, o si hablan mal de ustedes a sus espaldas tratando de hacerles quedar mal.
Es muy fácil alterarse y pensar: Creo que será mejor que entre y arregle las cosas.
Esa persona me las va a pagar. Tengo que conseguir un segundo empleo, jamás adelante sin ese cliente.
A menudo pensamos que debemos hacerlo con nuestras propias fuerzas.
Es cuando mucha gente toma decisiones inmediatas que terminan empeorando las cosas.
La escritura dice: Está quietos y conoced que yo soy Dios.
Cuando estén abrumados y estén tentados a hacer algo por sí mismos, tal vez deban ubicarse a estarse quietos.
La batalla no es suya, la batalla es del Señor, pero cuando ustedes luchan, intentando guiarlas SU FAVOR VENGÁNDOSE DE ALGUIEN TRISTE, PREOCUPADOS, ENTONCES DIOS DARÁ UN PASO ATRÁS Y LES DEJARÁ HACERLO POR SU CUENTA.
Pero cuando eviten hacerlo con sus propias manos y dicen Dios, confío en ti.
Sé que ya has determinado el momento para sacarme. Ya has determinado el momento para indicarme.
Ya has puesto el momento de sanación. Así que me estaré quieto. Sabiendo que eres Dios.
Eso es lo que hicieron los israelitas, estaban rodeados de un gran ejército, superados en número, estaban preocupados, muy estresados, se estaban poniendo sus armaduras intentando pensar en alguna estrategia para vencer al enemigo justo antes de ir a combatir Ellos decidieron orar.
Y Dios les dijo, estad y verán la liberación del Señor.
Pues el Señor peleará por vosotros, si vosotros os quedáis quietos. Noten la condición. Dios volteará las cosas.
Dios los restaurará. Dios los defenderá si se están quietos y permanecen en paz.
En pocas palabras, si esperan el momento determinado, Si son pacientes y no engendran a Ismael es, entonces el Isaac de Dios llegará a su futuro.
Ahora muchos de ustedes se enfrentarán a un gran reto. No podrán dormir. Estarán decepcionados, estarán frustrados.
Dios les está diciendo lo que les dijo a ellos. Está ad quietos. Yo tengo la solución.
Yo controlo todo el universo. Ya he determinado el momento de tu entrega.
No solo he determinado el momento de ayudarte, sino de hacer que estés mejor de cómo estabas antes.
Ahora hagan sus partes y descansen. Confíen en los planes de Dios. Dios sabe lo que está haciendo.
Quizá no siempre entendamos por qué algo está tardando tanto, pero Dios a veces retrasará la respuesta con un propósito, simplemente para poder demostrar su poder de una mejor manera.
Cuando el Faraón no dejaba ir a los israelitas, Dios le dijo a Moisés que le dijera al Faraón que si no cambiaba de opinión, que Dios le enviaría plaga tras plaga, al Faraón y a toda su gente.
La escritura dice: Dios provocó el endurecimiento del corazón del Faraón No el enemigo.
Dios causó que fuera terco y que no aceptara.
Moisés dijo Faraón: Si no nos liberas Dios enviará langostas que se comerán las cosechas y destruirán los víveres.
El faraón dijo no me importa, deja que lo haga, no cambiaré de opinión.
Una plaga terrible tras otra, y aún no se rendía. ¿Por qué?
Dios quería demostrar su poder de una mejor manera.
Cuando las plagas dañaban al faraón y a su pueblo, a los israelitas que vivían en el mismo lugar, ninguna plaga les afectó.
Su situación podría estar tardando más de lo que esperaban.
Quizá es algo más complicado de lo que jamás hayan experimentado.
Eso no significa que el enemigo podrá con ustedes.
Eso no significa que Dios se fue de vacaciones y que es algo que ya no le preocupe, no tal y como con el faraón.
Dios aún no lo ha revertido Porque él quiere enseñarte su favor en tu vida de una manera increíble Dios quiere enseñar su fuerza su sanación, su bondad, su poder, como nunca lo han visto.
¡Será mejor que se preparen! Cuando Dios lo saque de ahí, todos a su alrededor no van a dudar de que el Dios al que sirven es un gran Dios Ahora mi reto con fin en el ritmo de Dios.
Permanezcan quietos y verán que Dios les cumplirá. Cuando se queden tranquilos, el Dios todopoderoso luchará sus batallas.
Amigos, hay momentos determinados en su futuro Dejen de preocuparse sobre cuándo va a pasar.
Dios ve todo el panorama. Él sabe lo que es mejor para ustedes.
Atrevame a decirlo como David, Dios, mis momentos están en tus manos.
Cuando hagan eso, toda la presión desaparecerá, no tienen que estar luchando, forzando las cosas para que sucedan, saben que Dios ya lo ha resuelto todo.
Así que pueden relajarse y disfrutar su vida mientras esperan que se cumplan sus promesas.
Si ustedes entran en ese reposo confiando en los momentos de Dios, no engendrará Ismael Engendrarán Isaacs, porque tienen fe y paciencia.
Yo creo y declaro podrán llegar a tener momentos de grandes favores, momentos de sanación, momentos de ascenso, momentos de progreso.
Dios les concederá los deseos de sus corazones.
Todo lo que les ha prometido, él lo cumplirá en el nombre de Jesús.
Si lo reciben, pueden decir amén hoy, Nunca nos gusta cerrar nuestra transmisión sin antes darles la oportunidad de hacer de Jesús el Señor de su vida.
¿Podrían orar conmigo? Solo digan Señor Jesús, Me arrepiento de mis pecados Ven a mi corazón Lava mis pecados Hago de ti mi señor y salvador Amigos, si dijeron esa simple oración, creemos que han renacido.
Entren a una iglesia basada en la Biblia. Mantengan a Dios en primer lugar.
Los llevará a lugares que nunca había ensuniado antes.

Read More:   Pide En Grande | Joel Osteen
Check Also
Close
Back to top button