Cómo Piensan Las Personas Exitosas Y Multimillonarias | Brian Tracy | PRINCIPIOS DE RIQUEZA

Rate this post

Cómo Piensan Las Personas Exitosas Y Multimillonarias –  PRINCIPIOS DE RIQUEZA

CÓMO PIENSAN LAS PERSONAS EXITOSAS Y MILLONARIAS | BRIAN TRACY ¿Cómo vas a permitir que el mundo sepa que eres una persona que no se rinde? Aquí está la clave: aplica esto cada vez que despiertes. ¿Crees que puedes permitirte fallar por la segunda vez? Si no estás preparado, vas a tener que aprender rápidamente.

Si tienes una idea que quieres llevar a cabo, aplica esto cada vez que despiertes. Piensa en el camino que vas a seguir y en todos los obstáculo.

Seminario Fénix: Una de las mejores charlas sobre el éxito más importantes de la historia.

Brian Tracy:

Brian Tracy es un empresario, orador motivacional, escritor de ventas y desarrollo personal. Ha escrito más de setenta libros que se han traducido a más de una docena de idiomas.​ Sus libros más populares son ¡Gana lo que realmente vales!, ¡Tráguese ese sapo!, y La Psicología del Logro.

En su inspirador programa El secreto más extraño, postula que lo que piensas con el tiempo se convierte en tu realidad.
Esta idea, expresada también por Ralph Waldo Emerson, destaca que te transformas en lo que ocupas predominantemente en tu pensamiento.
La ley de la mente, según Nightingale, es sumamente poderosa y sirve como una ley fundamental para explicar muchas otras que abordan la Su extensión natural es la tercera ley del éxito, conocida como la ley de equivalencia mental.
Esta ley sostiene que tu responsabilidad principal contigo mismo es crear una representación mental clara y precisa de lo que deseas experimentar en cada aspecto de tu vida externa.
Si buscas la felicidad, necesitas definir con claridad qué significa eso para ti, y construir una imagen tal exacta de esa felicidad.
Lo mismo aplica si anhelas gozar de salud, relaciones satisfactorias o prosperidad financiera.
Debes crear en tu mente una imagen detallada de esos deseos.
Nightingale argumenta que este proceso es el punto de partida crucial que invariablemente lleva a la realización de tus sueños y metas.
La cuarta ley del éxito, según la explicación de Nightingale, es la ley de correspondencia.
Una noción que ha sido escutida durante milenios, y que explica la experiencia humana.
Esta ley establece que lo que hay dentro se refleja en lo exterior.
Tu vida externa es un reflejo casi exacto de lo que ocurre en tu mente, tanto en el nivel consciente como en el subconsciente.
Esta ley de correspondencia también sostiene que tu mundo externo de logros materiales se corresponderá exactamente con tu mundo interno de preparación.
Cuanto más conocimiento y habilidad adquieras para ser más efectivo en tu trabajo, más te pagarán.
No puedes esperar adquirir o lograr algo más en el anterior hasta que lo hayas adquirido o logrado en el interior.
La ley de correspondencia opera con constantemente en varias áreas.
Primero, en tu actitud, ¿cómo te perciben y tratan los demás? Refleja tu actitud interna. Segundo, en tus relaciones.
Estas reflejan tu actitud y personalidad. Si eres una persona positiva, tendrás relaciones positivas.
Al volverte más paciente y amoroso, tus relaciones cambiarán de manera inmediata, como un espejo.
La tercera área donde opera la ley de correspondencia es en la salud.
Según Nightingale, gran parte de tu salud está vinculada directamente a actitudes específicas, que pueden causar desde enfermedades menores hasta graves.
La medicina holística sugiere que existen actitudes mentales correspondientes, para la mayoría de las enfermedades comunes, desde resfriados hasta dolencias graves.
En resumen, según Nightingale, La ley de correspondencia establece que tu mundo externo refleja tu mundo interno y comprender y trabajar con estas leyes mentales es esencial para alcanzar tus sueños, y metas.
La quinta ley del éxito es la ley de la creencia, que dice que lo que crees con emoción se convierte en tu realidad.
Siempre tienes la tendencia a actuar de manera consistente con tus creencias más profundas.
Tus creencias actúan como un filtro o pantalla, que edita la información entrante, y sólo permite en tu conciencia consciente aquellas cosas que ya has decidido que son verdaderas acerca de ti mismo y del mundo.
Como dijo William James de Harvard, La creencia crea el hecho real.
En la Biblia se dice: Así como un hombre piensa en su corazón, así es él.
Por ejemplo, si crees absolutamente que estás destinado a ser un gran éxito en la vida, y que nada puede detenerte para alcanzar la grandeza que te pertenece, actuarás de manera consistente con esa creencia y eventualmente la harás realidad.
Si dudas de tu capacidad para tener éxito alguna razón, esta creencia negativa se demostrará en tu tendencia a frenarte.
La parte más importante de la ley de la creencia, es la necesidad de cuestionar tus propias creencias limitantes.
Estas son las creencias que actúan como frenos para tu potencial, Las dudas y temores persistentes que las personas tienen sobre sí mismas y sus habilidades que las llevan a conformarse.
Cuando tienes creencias limitantes, tienes a conformarte con mucho menos de lo que eres capaz.
Las creencias limitantes, giran en torno a tu capacidad para perder peso, dejar de fumar, ganar cierta cantidad de dinero, atraer a miembros del sexo opuesto, o desarrollar nuevas habilidades más propicias para tu éxito y felicidad.
Uno de los pasos más importantes que puedes tomar hacia el gran éxito es cuestionar estas creencias limitantes.
Incluso podrías preguntar a quienes te conocen bien, qué creencias limitantes creen que tienes que pueden estarte frenando.
Recuerda que las creencias limitantes a menudo se usan como excusas.
Una buena manera de probar tus creencias limitantes es preguntarte alguien más con las limitaciones que percibes en ti, ha logrado el éxito.
También puedes examinar tus propias acciones para decidir qué es lo que realmente valoras.
Recuerda que no es lo que dices, esperas o deseas lo que constituye una verdadera expresión de tus valores y creencias, sino sólo lo que haces.
Los niños son muy conscientes de esto, e ignoran los consejos de sus padres.
Cuando sus padres dicen haz lo que digo, no lo que hago.
La verdad es que todos parecemos saber que las acciones de una persona son el verdadero reflejo de sus convicciones más profundas.
Hay mucha confusión e infelicidad en el mundo hoy en día, porque muchas personas sienten que si dicen algo con suficiente énfasis o lo escriben, significa que realmente lo creen.
Pero esto es falso. Sólo crees verdaderamente en lo que haces.
Tus acciones hablan mucho más fuerte que tus palabras.
Por ejemplo, si realmente crecen los valores de la persistencia y la dedicación, será evidente en las cosas que haces todos los días.
Si realmente crecen los valores de la honestidad, la integridad y la autodisciplina, demostrarás estas cualidades en cada uno de tus comportamientos.
De hecho, puedes determinar qué valor a una persona al observar lo que hizo en el pasado cuando la presión estaba encendida.
Solo cuando te ves obligado a tomar una decisión, es cuando sabes qué es lo que realmente valoras.
Por ejemplo, Cuando debes elegir entre la familia y el trabajo, o entre el dinero y la honestidad, tus verdaderos valores salen a la luz, Lo maravilloso e importante acerca de tus valores es que puedes desarrollarlos en ti mismo disciplinándote para actuar de manera consistente con ellos, Incluso si aún no los has convertido en una parte fija de tu carácter.
La séptima ley del éxito es la ley de la motivación, que dice que todo lo que haces es desencadenado por deseos internos, impulsos e instintos, muchos de los cuales pueden estar a un nivel inconsciente.
Tus actitudes y comportamientos estarán determinados por tus motivaciones dominantes, por lo que realmente quieres y necesitas en la vida.
No por lo que crees que quieres.
Esto es una extensión de la ley de valores, y es muy importante que lo comprendas.
Hay una fórmula simple llamada la fórmula ABC, de la motivación humana y la acción humana.
Las siglas ABC significan antecedentes, comportamiento y consecuencias.
Los antecedentes son las cosas que suceden antes del comportamiento El comportamiento son las cosas que haces, y las consecuencias son lo que sucede como resultado de tu comportamiento.
Sabemos que psicológicamente, solo alrededor del quince por ciento de tu motivación, proviene de los antecedentes, de lo que lees, aprendes o te dicen que hagas o no hagas.
Sin embargo, aproximadamente el ochenta y cinco por ciento de tu motivación proviene de tus expectativas, de lo que piensas que sucederá.
Son tus creencias sobre las consecuencias y el futuro, lo que te lleva a comportarte de cierta manera.
Cuanto más claro estés sobre las consecuencias de tus acciones, y cuanto más intensamente desees disfrutar de esas consecuencias, Más motivado estarás.
Es por eso que es tan importante tener una claridad absoluta respecto a tus metas en cada área de tu vida, para que estés motivado para rendir al máximo.
Un punto importante con respecto a la fórmula ABC es que tus comportamientos no están garantizados para lograr las consecuencias que deseas.
Pero cada comportamiento o acción en el que te involucres, generará alguna consecuencia.
Una de las partes más importantes para entender la motivación y el comportamiento, es darse cuenta de que tanto las acciones como las inacciones tienen consecuencias.
Lo que haces, así como lo que dejas de hacer, Tendrá consecuencias en tu futuro, y a veces las consecuencias pueden ser dramáticas y duraderas.
Un buen ejercicio para el es que escribas una descripción del tipo de persona que te gustaría hacer y el tipo de vida que te gustaría llevar.
La facultad más poderosa que tienes es tu capacidad de pensar: tu habilidad para entender.
Cuanto más precisamente puedas pensar acerca de quién eres que deseas lograr y cómo lograrlo, más efectivo y exitoso serás.
La octava ley del éxito es la ley de la actividad subconsciente y tiene varias aplicaciones.
La primera parte de esta ley es que cualquier pensamiento o idea mezclado con emoción que mantengas en tu mente consciente será aceptado como un comando por tu mente subconsciente.
Esto significa que cualquier pensamiento, idea o meta que puedas mantener en tu mente de manera continua, puedes lograrlo porque tu mente subconsciente trabajará para organizar todos tus pensamientos y acciones para llevarlo a tu realidad.
Si deseas ganar o alcanzar una cierta cantidad de dinero, y piensas en ello continuamente día y noche, y utilizas todos los medios posibles para impulsar este deseo o esperanza, En lo más profundo de tu mente subconsciente, tu mente subconsciente comenzará a dedicar más y más de su capacidad de reserva, para llevar esa meta o deseo a tu vida.
La segunda parte de la ley de la actividad subconsciente es que tu mente subconsciente Una vez que le das los comandos adecuados, activará tu corteza reticular y su función.
El sistema activador reticular Tu corteza reticular es una pequeña parte parecida a un dedo de tu cerebro, que te alerta sobre eventos y circunstancias a tu alrededor, que son consistentes con tus deseos o preocupaciones dominantes.
Por ejemplo, si decides que quieres comprar un automóvil deportivo rojo, Este deseo enviaría una señal a tu corteza reticular de que los automóviles deportivos rojos son ahora de importancia primordial para ti.
Desde ese momento, verías automóviles deportivos rojos por todas partes, incluso a una cuadra de distancia.
Te volverías extremadamente alerta y sensible a los automóviles deportivos rojos, así como a los medios para obtener uno de ellos.
Si una de tus metas es lograr la independencia financiera, e impregnas esta meta con un deseo intenso Tu corteza reticular te hará extremadamente sensible a todo tipo de oportunidades a tu alrededor, que te ayudarían a ganar más dinero.
Escucharías y verías cosas por todas partes de las que podrías no haber sido consciente en absoluto.
En ausencia de haber establecido esta meta, y plantado en tu mente subconsciente.
La tercera parte de la ley de la actividad subconsciente es que tu mente subconsciente que controla tu sistema nervioso autónomo y todos tus músculos, nervios, acciones y reacciones, también controla tu lenguaje corporal y tu tono de voz.
El Profesor Morabian de la Universidad de California en Santa Bárbara ha concluido que cuando te comunicas con otros, el cincuenta y cinco por ciento del mensaje que envías está contenido en tu lenguaje corporal.
El treinta y ocho por ciento del mensaje está contenido en tu tono de voz, y sólo el siete por ciento del mensaje está contenido en las palabras reales que usas.
Y tu lenguaje corporal y tono de voz, Están en gran medida controlados por mensajes sobre ti mismo, y tus metas que has enviado a tu mente subconsciente, como resultado de la forma en que piensas y sientes.
Por ejemplo, cuando has tenido un éxito de cualquier tipo, envías una carga de energía emocional a tu mente subconsciente, que le dice que eres un ganador.
Durante algún tiempo después, caminarás, hablarás, actuarás y pensarás como un ganador.
Tu paso será más enérgico, tu voz será más fuerte, tus ojos estarán más enfocados, y tu lenguaje corporal significará esta creencia sobre ti mismo.
Tu mente subconsciente aceptará tus pensamientos emocionales predominantes y organizará todo tu cuerpo, voz y tono, para adaptarse a un patrón consistente con eso.
La novena ley del éxito es la ley de las expectativas.
A menudo llamada la ley de la profecía autocumplida.
Es una de las leyes más poderosas debido a su simplicidad y previsibilidad.
Esta ley simplemente dice: que lo que esperas con confianza tenderá a materializarse en tu vida.
No obtienes lo que quieres, sino lo que esperas con la mayor intensidad.
Por esta razón, una actitud de auto expectativa positiva parece ir de la mano con el gran éxito en todas las áreas de tu vida.
Lo maravilloso de la ley de las expectativas es que tienes el poder de fabricar tus propias expectativas.
Puedes decidir esperar solo cosas buenas que te sucedan.
Puedes caminar, hablar y actuar como si creyeras que todo el mundo está conspirando para ayudarte a alcanzar tus metas.
Puedes convertirte en lo que Clementstone a menudo llamaba un paranoico inverso.
Puedes convencerte de que todo el mundo está conspirando para hacerte el bien.
La forma en que aplicas la ley de las expectativas es buscando constantemente lo bueno en cada persona, y en cada situación.
Cuando tienes un contratiempo temporal, puedes buscar en él la valiosa lección que podría contener en lugar de enojarte.
Puedes decirte a ti mismo algo como: Creo en el resultado perfecto de cada situación en mi vida.
Este tipo de afirmación te hace abordar todo lo que haces con una actitud más positiva, abierta y optimista.
Las expectativas más poderosas son las que tienes contigo mismo.
Deberías abordar todo lo que haces con una actitud de expectativa calmada y segura.
Debes esperar tener éxito más veces de las que no lo tienes.
Esperar ganar más veces de las que pierdes y esperar eventualmente alcanzar tus metas si continúas lo suficiente.
La décima ley del éxito que se aplica a muchas otras áreas de la vida.
Se llama la ley de la concentración.
Dice que lo que sea en lo que te concentre y pienses repetidamente con emoción, tiende a convertirse cada vez más en parte de tu vida interna y externa.
La undécima ley del éxito es la ley del hábito.
Dice que prácticamente todo lo que haces es automático y sin pensar, Eres en gran medida una criatura de hábito.
Desde que te levantas por la mañana hasta que te acuestas por la noche, tiendes a seguir el camino de menor resistencia.
Y a hacer las cosas a las que te has acostumbrado en el pasado.
No hay nada de malo en establecer hábitos que te permitan simplificar tu vida.
De hecho, vida se vuelve exitosa en la medida en que muchas de las cosas que una vez necesitaste concentrarte, como conducir un automóvil, se han vuelto automáticas e inconscientes.
Hay varias partes de la ley del hábito, y la primera de ellas es que los buenos hábitos son difíciles de formar pero fáciles de vivir con ellos.
La segunda parte es que los malos hábitos son fáciles de formar pero difíciles de vivir con ellos.
Uno de los cambios más difíciles de todos, son los malos hábitos que son contraproducentes para los objetivos que deseas lograr.
Por lo tanto, es importante que te sientes y reflexiones sobre los hábitos que tienes y los analices cuidadosamente.
Necesitas decidir si te están llevando hacia tus metas, o alejándote de ellas.
La tercera parte de la ley del hábito es que tu mente se vuelve esclava de tu hábito.
Una vez que formas un hábito, tu mente se acostumbra a seguir ese patrón, en lugar de pensar en nuevas formas de actuar.
Es por eso que es tan importante romper los malos hábitos, y reemplazarlos con hábitos positivos.
Puedes lograrlo practicando la ley de concentración en conjunto con la ley del hábito, y pensando continuamente en cómo serías con un nuevo hábito o comportamiento.
Esto lleva este mensaje a tu mente subconsciente, eventualmente comienzas a comportarte de una manera consistente con los nuevos hábitos que deseas formar.

Read More:   Cómo Ser MILLONARIO y MANIFESTAR Todo el Éxito y Riqueza | Brian Tracy

 

 

Back to top button